amira

Tres cosas que aprendí de Sergio Meier

por Luis Saavedra Un caballero de perfecta sincronía. Hay una escena en “Tempest”, una rara joya de los 1980’s que está libremente emparentada con “La Tempestad” de Shakespeare, donde John Cassavettes, solo ante la inmensidad del océano en una isla griega, invoca la tormenta. Tímidamente al principio, casi inaudible, le pregunta en dónde se esconde hasta que los nubarrones se adueñan del cielo y comienza a llover. La escena es

A las puertas de Golgonooza, Sergio Meier habla con Aurelius Cabdeguur

por Cristián Arregui Berger Hay un tiempo y un lugar donde la derrota no existe, Cabdeguur hay zonas de nuestra mente que se abren y despiertan, más allá de los laberintos de citas que repiten estas nostalgias y alegrías. Son apenas la postrera imagen de otra imagen, nacida en luz antes de cualquier dilatación. Esas penumbras más brillantes que el sol. Hay un tiempo y un lugar donde la muerte

Vida y muerte de Sergio Meier

por Karlés Llord En el origen de un hipotético ‘canon oculto’ de la literatura chilena, veo a una monja, Ursula Suarez, llevada por la alucinación de escribir, en un ambiente inquisitorial y jesuítico. En el epígrafe Materialidad de la confección, de su prólogo a la Relación Autobiográfica de sor Ursula, Mario Ferreccio Podesta explica cómo “Ursula relata su vida a instancias de confesor y con los recados de escribir -papel,