X-Files 2: la verdad sigue ahí afuera


Aquello que fue un rumor de idas y venidas, de ilusiones y frustraciones por largos 6 años, por fin se hizo realidad. Los Expedientes Secretos X, una de las series de ciencia ficción más emblemáticas de la televisión, vuelve el 2008 a la pantalla grande con una 2° película, a estrenarse en Chile el día 24 de julio (un día antes que en EE.UU). La serie estuvo en TV por 9 temporadas con un éxito rotundo, desde 1993 a 2002, haciendo su primera aparición en el cine en 1998 con la película X-Files: Fight the Future.

El rodaje de la segunda película, hasta ahora con el nombre clave X-Files: Done One (que estaría ambientada en la evolución de los personajes y sin nada que ver con ETs ni mitología) comenzó en diciembre de 2007 y ha transcurrido a un ritmo maratónico, considerando su anticipada fecha de estreno. Desde que la noticia se divulgó han seguido una larga serie de rumores, spoilers y especulaciones varias sobre la trama, que se intenta mantener a resguardo. Recién este 29 de febrero El Mercurio se hizo eco de la noticia publicando un artículo y las primeras fotos de Mulder y Scully más algunos detalles sobre el elenco, como la participación de Billy Connolly y el rapero Xzibit.

Pero en febrero se dio a conocer mucho más: el 23 de febrero estuvieron los actores David Duchovny y Gillian Anderson, el director Chris Carter y el productor Frank Spotnitz en la WonderCom, una convención de fanáticos del cómic y la ciencia ficción celebrada en San Francisco, California. Allí se dieron a conocer otros detalles, así como el primer Teaser Trailer!

Algunos spoilers que aparecieron luego de esta convención, así como algunas filtraciones provenientes del set de filmación de XF2 están disponibles en la web del Grupo Oficial The X-Files Chile, así que dejo a vuestro criterio a quienes quieran arruinarse la sorpresa (o “reunir antecedentes”, como prefieran llamarlo…).

Para finalizar, no puedo dejar de mencionar lo bien que se ven los actores. Definitivamente los años no pasan por ellos y la química natural que transmiten se mantiene intacta, en mi humilde opinión. Cuenten conmigo para el día del estreno 🙂

El simbolismo en 2001, Una Odisea Espacial

Monolito

Para finalizar nuestro homenaje a Arthur Clarke, creemos importante recordar un muy interesante artículo escrito por Omar Vega para TauZero #18, en donde se refiere a la simbología oculta en 2001, desde la perspectiva masónica.

Hace algunos años me tocó preparar un trabajo sobre el contenido esotérico de la película 2001: Odisea en el Espacio. Eran tiempos de intensos estudios humanistas y de búsqueda del patrimonio esotérico occidental perdido en el mundo moderno. En esa época era miembro activo de una institución fundamental para Occidente, en cuyo atanor se hornearon los valores más elevados de nuestra sociedad, y acaso de nosotros mismos: la Masonería.

Éste artículo está reciclado, ampliado y retocado para hacerlo más ágil. Además, tuve especial cuidado de quitarle cualquier indicio de conocimientos que deben permanecer secretos. Pues bien, dadas las explicaciones del caso, les invito al estudio de la simbología de la película 2001, Odisea en el Espacio.

Antes de comenzar, debo destacar que éstos no son todos los símbolos ocultos que tiene la película, sino sólo aquellos que pude descubrir. Puede haber muchos más a la espera del espectador sagaz.

Leer el artículo

Arthur C. Clarke entra al monolito

Clarke
Fue un autor de ciencia ficción hard y hoy – sin embargo – es recordado por 2001, Una odisea espacial. Ya muerto, sir Arthur bien podría ingresar a ese monumento lleno de estrellas que es símbolo de esta obra metafisica.

por Jorge Baradit (*)

Arthur C. Clarke ha muerto. Me resulta extraño escribir la frase. Es como si se muriera la Luna, algo que siempre ha estado ahí. Algo impensable. Como si se hubiera muerto el futuro.

Con la partida de Clarke, se va uno de los últimos grandes nombres de la era dorada de la ciencia ficción, aquellos que veían el futuro como un gran espacio en blanco donde todo era posible, donde se podían escribir las mejores páginas de la historia de la humidad gracias al entonces aún pristino espíritu cientifico. Un futuro pleno de avances que sanarían todas las enfermedades, acortarían el tiempo y las distancias con una visión más parecida a la que guió la conquista del oeste norteamericano o a los viajeros del Renacimiento, que enfrentaban el infinito en lugar de mirarlo protegidos a través de una ventanita de LCD, como lo hacen los geek emo de hoy.

Clarke fue un hombre del siglo XX. Nació en 1917, cuando todavía no se apagada el fuego en las trincheras de la gran guerra, vivio el asedio de los fascismos y participó en la segunda guerra mundial como instructor de radar para la RAF. Una vez terminado el conflicto, entró al King’s Collage, Londres, en 1948, terminando con honores sus estudios en física y matemáticas, listo para enfrentar la gran aventura que en esos años parecía abrirse para la humanidad: el espacio y un futuro de bienestar, expresado en el inagotable avance de la ciencia y la tecnología.

Fue un autor prolífico, No hubo aspecto de la ciencia ficción que no abordara con éxito, sobre todo en sus relatos cortos, donde desplegó lo mejor de su talento. Cuentos como Los nueve mil millones de nombres de Dios, Encuentro con Medusa y, por supuesto, El Centinela, son joyas del género plagiadas hasta el cansancio por generaciones de autores fanáticos.

Clarke - ArmstrongSin duda, el momento que marcó a Arthur C. Clarke como un autor que transcendió el cerrado mundo de la ciencia ficción fue su colaboración con Stanley Kubrick para 2001, Una Odisea Espacial. No todos saben que la novela fue escrita a la par de la película y que incluso puede decirse que el libro es una novelización de la obra de Kubrick. Convertido en la personificación de la ciencia ficción, fue elegido para narrar misiones Apollo y presentar programas sobre futurología y tecnología de punta hasta bien avanzada la década de los 90.

Es quizá este último aspecto el que más me llama la atención, personalmente y como escritor de ciencia ficción. El autor a quien se considera uno de los más preclaros exponentes de la ciencia ficción hard (preocupada de la coherencia científica de sus creaciones), incluso reconocido por haber inventado el concepto de transmisiones globales a través de satélites geoestacionarios, fue finalmente reconocido, por el público fuera de género, como el autor preocupado por las profundidades metafísicas e incluso religiosas que podían detonar los avances tecnológicos. 2001, Una Odisea Espacial, es una obra plagada de signos y símbolos religiosos, cabalísticos y esotéricos, donde las preguntas acerca de la divinidad, la vida artificial y lo humano trascienden las aparentes preocupaciones por la acuciosidad científica; desarrollando viajes que más parecen experiencias con ácido, y encuentros con inteligencias extraterrestres que parecen teofanías o estados alterados de conciencia. Clarke es para mí el paradigma divulgador científico del siglo XX, que abrazó la ciencia como la gran dadora de respuestas sólo para chocar con la frontera del espíritu, ese gran dador de preguntas, y descubrir que ni la ciencia, ni la tecnología, ni el progreso son la solución par las preguntas del alma.

Lo siento por quienes detestan los lugares comunes en los obituarios, pero no puedo dejar de pensar en que en una de las últimas escenas de 2001 vemos a un anciano enjuto, tullido en una silla de ruedas, tan enfermo como el mismo Clarke vivió sus últimos años, enfrentándose por fin al infinito, entrando en él y encontrando todas las respuestas que seguramente nunca pudo tener en vida. Es decir, mi yo niño, que alucinó con sus historias, desea con todo el corazón que Clarke haya podido entrar en el monolito lleno de estrellas, que no me cabe duda flota ahí en el espacio, en la órbita de Saturno.

(*) Publicado en La Tercera Cultura, sábado 22 de marzo de 2008.

Santiago


Nadie los vio venir. Solo unos silbidos lejanos, que fueron haciéndose cada vez más audibles. Un rumor que hizo que los santiaguinos salieran a sus balcones buscando un lejano avión, o un temblor quizá, de esos tan comunes en estas tierras. De pronto esos mismos santiaguinos se vieron envueltos en monstruosas bolas de fuego que los calcinaron de golpe, a ellos, a sus familias, a barrios completos. Decenas de explosiones prácticamente al unísono barriendo la capital en puntos estratégicos y relevantes. Un zeppelin cruzó la capital lanzando una proclama por altoparlantes que nadie entendió. Dos F-16 de la Fuerza Aérea chilena atravesaron el cielo capitalino de lado a lado y tres segundos después el zeppelin estalló ruidosamente en el aire. Nunca se supo quiénes habían sido, qué armas usaron, ni cuáles eran sus reivindicaciones. Los restos del zeppelin fueron cuidadosamente recogidos por agentes de la NSA y especialistas de investigaciones de Chile, y trasladados a Washington de inmediato.
El trazado de las explosiones formaron la palabra EMETH.
Restos de periódicos que cayeron del zeppelin contenían una fecha: 1932.
El gobierno desvirtuó la autenticidad de esos papeles denunciando un montaje.

Imagen ®Carlos Eulefi

..

Elroy, el fotógrafo 02

Camahueto NGC-00456
Foto tomada el 11 de Febrero de 1951, Chiloé
Ejemplar de Camahueto (Monoceras Amphibious)en estado post-frenesí, tomando sol sobre un lecho de algas. La criatura observó curiosa a la cámara antes de zambullirse en el mar.
Camara: Rolleiflex Automat

Foto tomada en Diciembre de 1954, Sótano del Museo Nacional de Historia Natural (Quinta Normal, Santiago)
Feto de “Vultur Sapien” fechado en 1949, resultado de proyecto de hibridación financiado por el Gobierno radical de la época. El interés por crear una fuerza de trabajo animal, barata, para el proceso de industrialización del programa de gobierno de don Pedro Aguirre Cerda.
El proyecto fue cancelado por las presiones del Cardenal José María Caro, aunque es de conocimiento público que al menos uno está conviviendo, desde hace unos años ,con la ciudadanía en algún punto periférico de la Capital.
Camara: Folding Contessa 35

Después del derrumbre de su carrera y expulsión del FotoCine Club en 1950, Carlos Elroy continuó con su pasión fotográfica de manera independiente, a veces financiado por la Directiva del Museo Nacional de Historia Natural (Quinta Normal, Santiago), que estaba al tanto de la existencia de las “cosas innaturales” que retrataban sus fotos. Esta relación continuó hasta entrada la década de los ’60, cuando Carlos descubrió que la razón para financiarlo era tener el control sobre su material e impedir su divulgación.

montajes fotográficos ®Carlos Eulefi

texto de CARLOS EULEFI

Elroy, el fotógrafo

De los archivos del fotógrafo Carlos Elroy, conocido profesional de la prensa desaparecido desde 1991.


CE-000483
Foto tomada el 20 de Abril de 1943 en las cercanías de Puerto Williams, Región de Magallanes.
Posible expedición a la Antártica chilena en busca de una entrada a la “Tierra Hueca”(también conocida como expedición “Nova Germania”).

Cámara: Leica IIIC
Fotógrafo: Carlos Elroy

_____________________________________________________

CE-000673
Ampliación de foto tomada el 7 de Mayo de 1950, Chiloé
Avistamiento de ejemplar de Pincoya (Siren Chilensis).
Esta fue la imagen que llegó a la prensa y finalmente destruyó la carrera del fotógrafo.

Cámara: Rolleiflex Automat
Fotógrafo: Carlos Elroy

_______________________________________________________

CE-000284
Foto tomada el 12 de Junio de 1983, La Calera, Quinta Región
Ente Luminoso que se manifestaba constantemente en la zona, La Iglesia atribuía dicha manifestación a la Virgen de Fátima.
El Gobierno Militar acordonó la zona e interrogó a testigos, confiscando material fílmico y fotográfico, nada debía interferir con la operación “Villa Alemana” (esta es una de las pocas copias que sobrevivieron).

Cámara: Nikon-F3
Fotógrafo: Carlos Elroy
___________________________________________________________

“Uno nunca sabe con lo que se puede topar a la vuelta de la esquina,
hay que tener siempre el dedo en el disparador”
Carlos Elroy 1925-1991

Montajes fotográficos ®Carlos Eulefi “kaek

texto de CARLOS EULEFI

Santa María


Desde la escuela, el Rucio, obrero ardiente, responde sin vacilar, con voz valiente, sin quitar los ojos de la mirada indiferente y orgullosa del perro de mierda que tiene al frente.

* Usted, señor General, no nos entiende. Seguiremos esperando, escuche bien, así nos cueste. Ya no somos animales – los obreros alzan un “¡NO!” al caluroso cielo iquiqueño.- ¡Ya no rebaños! Levantaremos la mano, el puño en alto.
Vamos a dar nuevas fuerzas con nuestro ejemplo. Y el futuro lo sabrá…se lo prometo.

El pampino le da la espalda unos segundos al militar para mirar a sus compañeros. Decirles que no pierdan el coraje, que no tengan miedo. Qué es mejor morir antes de seguir viviendo en las condiciones miserables que habían sido condenados a soportar. Morir antes de cederles la condena a sus hijos y nietos. Antes de que la gente al poder permanezca ahí, ignorando las dolencias del pueblo y dejando que las necesidades de la gente pobre sea pisoteada por sus intereses de lujo y más, más poder. Todo eso les dijo con sus ojos ígneos, y los obreros y sus mujeres y niños entendieron el mensaje, se fortalecieron de confianza y palmaron la espalda del Rucio con sus espíritus desgastados por el sol en desierto grande y sus rostros secos, quemados por la sal. El hombre volteó hacia el señor Silva Renard, nuevamente y dijo:

– Y si quiere amenazar, aquí estoy yo. Dispárele a este obrero al corazón.

Roberto Silva que lo escucha no ha vacilado, con rabia y gesto altanero le ha disparado, y el primer disparo es orden para matanza y así habría comenzado el infierno con las descargas, si no fuera porque la bala chocó contra el pecho del rucio Olea y cayó humeante delante de sus pies.
Los militares se miran desconcertados. El obrero se quita la camisa y revela una especie de pectoral de acero en donde del disparo solo está el rastro de una mancha grisácea.

* ¿ Que si no acatamos ordenes lo sentiremos?

Luís Olea mueve sus manos señalando a sus compañeros que es la hora. Cada uno de las más de 20.000 personas, incluyendo obreros y sus familias, comienza a armarse de la nada. Aparatos que no caben en la limitada inteligencia militar apuntan a sus cabezas. Los rostros de hombre mujeres y niños han sido cubiertos en segundos por yelmos de color cobrizo y bajo sus ropas también cargan pieles de metal.
– ¡El general es mío!- grita el Rucio, y con su voz se despiertan las de los que han debido callar por mucho tiempo. Luego salta sobre los hombros de Silva y de sus muñecas armadas emergen cuchillas que cercenan sus brazos. Los obreros arremeten contra los uniformados y éstos a su vez, aun confusos, disparan y ametrallan sin dirección ni concierto.
Ruidos metálicos orquestan la tarde en la escuela Santa María de Iquique, como si de una batalla medieval se tratase.
Los niños aguardan dentro y fuera de la escuela. Esperan un llamado que no desean, el de ser utilizados como refuerzos. Ven a sus padres y madres disparar con máquinas doradas que expulsan vapor y llevan sellos en un idioma extranjero grabados en sus costados. Los ven utilizar lanzallamas a petróleo que cargan en pesadas esferas de hierro a sus espaldas bajo mochilas de lana. Ven a unos pocos, al parecer más ágiles y hábiles que la mayoría, manipular largos machetes y espadas. Su movimientos no se ralentizan con las armaduras pues las suyas están hechas para ello, para ser la punta de la flecha obrera. Y el rucio es uno de ellos.
El general apenas puede hablar por el dolor, pero oye cada palabra de su victorioso Némesis anarquista. Y ve sus ojos, esos ojos de furia, de seriedad asesina. No parece demasiado cómodo con lo que hace, pero sabe que debe hacerlo. Y lo que dice se hace escuchar por todo el campo de batalla, por todo Iquique y luego todo el norte del país.

* Esto no es ni será una comedia, jamás inventamos nuestra miseria. Entendemos nuestros deberes, pero no son hacia ustedes, quienes son los verdaderos ignorantes. No perturbamos el orden, nosotros lo somos. Y no hay mal que pueda ya sorprendernos.

Usted, señor, quien nos dice ladrones porque exigimos respeto, dignidad y la vida que por vivir merecemos, quien nos llama traidores por no acatar las ordenes de los que no tienen que trabajar todo un día quemándose la piel oscura para entregarle una mugrienta ficha a sus hijos, usted gran señor, no sabe que su tiempo ha acabado. El suyo y el de sus cómplices, y que nuevos vientos vienen soplando desde todos los rincones del mundo, vientos que borrarán lo sucio, lo viejo y podrido, el egoísmo que se traga al mundo. Quizás, si las cosas no hubieran sido como son hoy, quizás luego de que usted llevara a cabo la masacre que pretendía, conservaría su puesto importante y seria reconocido como héroe y llamarían cobarde a quien le ofendiera o quisiera venganza. Pero no, las cosas no saldrán así pues somos el primer suspiro de la tormenta que se avecina, señor.

Antes que el rucio acabara su discurso, el general había muerto desangrado. Con su muerte, la mayoría de los militares se rindieron y cedieron sus armas ante la obrerada y sus vidas fueron perdonadas, utilizados como rehenes contra las tropas que seguramente llegarían a ese nuevo territorio liberado, el primero de muchos por venir.

El rucio, cansado, miró el tejado de la escuela. Una figura humana y oscura, contrastada por la luz del sol que se escondía de a poco, estaba sentada y parecía sonreír, o eso sintió Luís, quien levantó su mano y saludó al hombre. Su hijo, que descubría su cabeza y caminaba a abrazar a su padre, preguntó quién estaba parado allá arriba.

– Son nuestros sueños.- dijo.

Autor SEBASTIAN GUMERA

Reciclaje


“Adjuntamos la primera imagen, filtrada por el sitio “Uesebe”, del prototipo YAGAN-1, el primer androide multitarea producido íntegramente en Chile con materiales reciclados de los basureros informáticos comprados a Tailandia en secreto hace dos años. Miembros de CORFO no han negado la existencia de prototipos defectuosos e incluso de accidentes fatales en las dependencias de CYBERCHILE en los alrededores de Quilicura. La fotografía se habría filtrado junto a la información de que un destacamento de 30 de estos androides estarían full-operativos para ser enviados a la frontera con Perú para cumplir con labores de rastreo y contención en campo de batalla. La comisión de derechos humanos puso la voz de alerta al descubrirse que para el desarrollo de las motherboard de combate se habrían basado en el patrón neuronal de Manuel Contreras Valdebenito. El abogado de esa colectividad aventura una querella contra todos los androides porque según él “cada una de esas bestias ES Manuel Contreras y la justicia chilena ha dictaminado que “el mamo” es un peligro para la sociedad que debe permanecer bajo custodia de gendarmería”. Otra arista de la polémica se basa en que uno de los integrantes del team de desarollo es la corporación Carlos Cardoen-Gaona, conocida por la opinión pública luego del escándalo internacional que desató su ultimátum al gobierno boliviano de que harían caer todos sus sistemas defensivos si el Estado boliviano seguía negándose a cancelar los honorarios por servicios prestados a su naciente flota marítima. Hecho que desató las represalias de Bolivia a las instalaciones subterráneas de Cardoen-Gaona en Cochabamba y la posterior intervención militar chilena en territorio altiplánico.
La prensa internacional festina con el hecho de que Cardoen-Gaona hayan desatado la misma guerra con la que hoy lucran abiertamente. Se ha dicho que cada YAGAN vale la friolera de 120 millones de pesos cada uno.

La Tercera, 02 de febrero de 2012

imagen ®Carlos Eulefi (Kaek)

¿Sueña un científico con ovejas científicas?

Editorial TauZero 24¿Huele distinto la rosa cuando la huele una científica? Hay un cuento de Julio Cortázar en que una persona compra un diario y lo lee en un banco de la plaza, donde lo que abandona ya no es un diario sino un montón de papeles. Lo encuentra alguien que aún no ha leído las noticias, de modo que convierte aquel montón de papeles nuevamente en un diario. Con el mundo pasa algo similar, pues aunque la realidad entra por los ojos, ello no es lo que vemos. Creo que fue Thomas Kuhn quien planteaba un ejemplo de esto mismo con más sabor histórico: dos personas, una de la Edad Media y otra del Renacimiento, observan un atardecer. Ambas presencian el mismo atardecer, pero mientras la persona de la Edad Media ve el Sol moverse en busca del horizonte, la persona del Renacimiento ve la Tierra rotar sobre sí misma y perder el Sol de vista. El mismo mundo se convierte de persona en persona en una ilusión, en una cárcel, una fiesta, un infierno, una empresa, un lupanar. ¿En qué se transforma cuando llega a los ojos de un científico?

Tienes en tus manos (o ante tus ojos) uno de los números más audaces de Tauzero. Aunque la revista carga un rótulo, por voluntad del Gran Ingeniero, que la anuncia como un medio que se dedica parcialmente a la “valoración de la ciencia”, en la práctica son aún pocas las personas que asocian Tauzero con divulgación científica, no importando que como referente de CF ya se halle bien consolidada en el medio nacional. Seguramente se debe a que en Chile creemos encontrar buenos medios de divulgación científica si visitamos el kiosko. Es una creencia que no comparto, pero no oso predecir qué día esto cambiará. Que el país “no está maduro” (por usar una excusa con que postergamos hacer muchas cosas que en el fondo sabemos que están bien, pero que preferimos dejar para unos 20 o 30 años más adelante, cuando en el extranjero ya sean algo añejo) para una publicación de divulgación científica que al mismo tiempo sea de buena calidad y un buen negocio, es una posible explicación del panorama que hoy encontramos; que es posible hacer ese tipo de publicación, y hacerla entretenida, es algo que este número intenta probar. O al menos es la audacia que quisimos intentar.

Así las cosas, en esta edición de TauZero, tanto los contenidos como sus autores están relacionados de una u otra forma con la ciencia. [TZ]

Eduardo Unda-Sanzana
Astrónomo