por David Mateo

A lo largo de estos años he escuchado críticas exacerbadas hacia la nueva trilogía escrita y dirigida por el Sr. Lucas. La verdad es que en parte tienen razón, sin embargo creo que al director californiano le han movido una serie de parámetros que le han servido para definir la psicología, la ascensión y el crecimiento de Anakin Skywalker (porque no nos engañemos, dejando a un lado Amidalas, Obi Wan Kenobis, Yodas y Maces Windus —véase que omito el nombre de Jar Jar Binks—, el personaje principal de esta primera trilogía es Anakin Skywalker, futuro Lord del Sith).

En La Amenaza Fantasma Lucas quería hacernos simpatizar con la etapa más inocente de Anakin, por tal causa nos muestra una historia más infantil y desenfadada, acorde a la edad del protagonista; no obstante véase que la trama principal de Star Wars está presente veladamente en los entresijos políticos del que será el futuro Emperador del Imperio: Palpatine. El Ataque de los Clones nos muestra a un Anakin adolescente y enamorado, quizás por eso la película está edulcorada por un tono romanticón que resulta demasiado empalagoso; no obstante el film va increscendo y contiene momentos grandiosos que nos hacen recordar al universo starwarsiano que todos conocemos.

Y por fin llegamos a la joya de la corona —para mí una película que bien podría establecerse en el nivel que muestra la vieja trilogía— La Venganza de los Sith. Anakin ya es un jedi, ya es adulto y está preparado para dar el paso definitivo e integrarse en el lado oscuro. Nos sobran niñerías y cursiladas (aunque en cierta manera hay que mantener el vínculo establecido con Padmé ya que es el amor, y no un poder más trascendental o egoísta, lo que provoca que caiga en desgracia), y nos muestra a un Anakin convertido en Darth Vader, capaz de asesinar a todos los niños de un templo Jedi, o enfrentarse en un duelo fraticida a su mentor y principal amigo: Obi Wan Kenobi. Personalmente creo que, lejos del interés que pueda proporcionar una u otra película, George Lucas ha sabido mostrarnos perfectamente el nacimiento y el perfil evolutivo de un gran personaje que quedará grabado en los anales de la historia de la fantasía y del cine (le pese a quién le pese): Darth Vader (cuyo título de “Lord” siempre debería ir por delante).

por David Mateo