Lovecraft

Texto de Sergio Meier publicado originalmente en su blog. Septiembre 2008.

Hay una parte de Howard Phillips Lovecraft en cada uno de sus seguidores, una identificación que trasciende la simple admiración al Maestro del Horror Cósmico. Es como reconocerse en sus visiones y formas de narrarlas.

Lovecraft descorre el velo prohibido y nos satisface, pues es lo que siempre quisimos leer y soñar, más allá de la ordinaria realidad inmediata.

Nos devuelve a nuestro propio mundo, época y dimensión (El verdadero “Necronomicón” para abrir las Puertas está oculto en sus cuentos). Lo leemos como a todo gran autor, admirándonos de ver en él el reflejo de nuestra propia mente y alma…

Por esto, no hay pecado en que cada uno de sus lectores pueda decir, tras cerrar sus libros: Yo soy Lovecraft…

© 2007, Sergio Meier.

Lost, la serie que apesta. O apestaba, o apestó

Me pidieron esto hace por lo menos dos meses. Probablemente tres. Hace dos que debería haberlo hecho. Mi tendencia a la procrastinación (palabra de cuya existencia en el castellano no estoy muy seguro) y mi hiper desordenada carga laboral pudieron ser los principales culpables de que no lo haya hecho antes, y también una ola de pereza y desenfoque que me ha venido atacando desde más o menos Mayo. En fin. Que ahora me propuse hacerlo, salir de esto de una buena vez, aunque ya no esté a tiempo, y matar el tema: Lost, la serie que apesta.

O apestaba, o apestó. Apestó sería lo más apropiado, porque en verdad yo era un fan absoluto de la primera temporada, aunque ya entonces sospechaba que Continúa leyendo Lost, la serie que apesta. O apestaba, o apestó

William Blake: Poeta Cuántico.

Texto de Sergio Meier publicado originalmente en su blog. Noviembre 2008.

Si bien “La Segunda Enciclopedia de Tlön” pareciera estar influenciada ya desde el título por la obra de Borges, (explorando un laberinto de universos paralelos), pronto el lector comenzará a descubrir que la principal inspiración proviene de una fuente más exótica e inclasificable: la aún poco entendida poesía de William Blake.

Mitología, ciencia, profecía, herejía… todo esto y más confluye en sus intrincados, abigarrados y grandiosos textos, que proponen una moral y estética revolucionarias, invirtiendo y transmutando alquímicamente, gnósticamente, hasta la realidad más prosaica que le rodeara. Es así como los campos, las ciudades y estados terrenales se convierten ante sus ojos en anfiteatros pre y post humanos, dimensiones alternas, con características pastoriles y/o apocalípticas, donde los demiurgos y los espíritus de los bosques, los titanes y las deidades paganas, junto al dios hebreo y cristiano, se enfrentan, alumbrando nuevas y terribles cosmogonías.

Se ha propuesto que Blake pudo haber tenido visiones hipnagógicas, es decir la capacidad de autohipnotizarse; de allí sus tempranas visiones de ángeles cantando en las copas de los árboles. Sin embargo, pronto estas visiones religiosas se expandirían hasta más allá del radio tradicional, sumando todo el panteón preternatural, llegando por último a reformular el significado de los dioses griegos, romanos, celtas, y aún el del Dios único, Cristo y el Diablo, en su personal y sorprendente mitología.

Continúa leyendo William Blake: Poeta Cuántico.