SYNCO Soundrack: una ucronía que se lee y escucha

Mika Martini, del sello Pueblo Nuevo, hace unos meses se puso en contacto con Baradit, manifestando un gran interés en SYNCO y en la posibilidad de crear una obra musical inspirada en la obra… un soundtrack. Durante los meses de febrero, marzo y abril de este año se llevó a cabo una selección de trabajos provenientes de diversos países. Se editó, masterizó y desde hace unos días está disponible para descarga.

La iniciativa nos parece simplemente fantástica. Por un lado puede considerarse una suerte de fan art musical, un halago de lujo para un escritor (después de comprar la novela, por supuesto). Por otro lado, al dejarla disponible con licencia creative commons, se expresa la filosofía de colaboración, intercambio y difusión que caracteriza a las iniciativas web de los últimos años. Y eso se agradece. Mucho.

En cuanto a la música en sí, sin pretender oficiar de crítico musical, corresponde a una selección de melodías electrónicas mezcladas con elementos que rememoran la época en la que SYNCO se desarrolla (discursos, arengas y diversos sonidos industriales). Si no hubiera leído la novela, definitivamente lo haría escuchando este disco 🙂

Puede descargarse la música desde aquí o, si prefiere desde acá: PARTE 01 | 02 | 03 | 04.

Más información acá.

7 comentarios sobre “SYNCO Soundrack: una ucronía que se lee y escucha”

  1. Notable, desde mi ser más cochino lo declaro, me produce envidia de la mala. Jajjaja. Hablando en serio, la música suele ser un arma difícil de manejar para muchos autores, pero también es musa deseada, perseguida.

    En la poesía es común esta cazeria, Dylan Thomas y Allen Gingsberg quería cantar sus poemas, Patti Smith empezó como poeta con música antes de reconocer sus versos como canciones. Están los poetas de su generación, como Bob Dylan, los beat que hacen del jazz su soundtrack. Son ellos quizás los únicos que llenan bien las notas de sus palabras, al margen de cualquier observación literaria.

    El resto de los prosetas sueñan (soñamos) con un soundtrack para sus libros, Baradit tiene dos ventajas sobre el resto: tres grandes obras, y la capacidad de escribir como un guión. Lo primero es una obviedad que debía ser mencionada, la segunda es una capacidad escasa entre los narradores de ficción en Chile, pero que facilita la interpretación de los momentos, los latidos de la obra.

    Aún no escucho la obra, pero para eso tendré que esperar una mejor conexión a internet, pero para este comentario es secundario, pues lo que quise decir, y espero haberlo hecho, es que el fenomeno que es Jorge Baradit, la naturaleza de la bestia, a tomado un espacio que suele estar privado para otros autores. Bien por él, por nosotros y por los podcasters del infierno.

    Saludos

  2. Tanto tiempo Rodrigo.
    Me gustó el tener música para un libro. Claro que no podría leerlo escuchándo la música 🙂
    ¿Sabes como conseguir la música en un formato sin pérdida (flac o ape)?
    Saludos.

  3. En estos momentos estoy bajando todavía el soundtrack, así que no puedo dar una opinión específica de él, aunque imagino que debe estar muy bien realizado y acorde a lo que las palabras inspiraron en cada una de las piezas musicales.

    Esto de crear soundtracks para una obra escrita no es nuevo. De hecho, se viene dando desde hace unos años entre comunidades de bloggers y journalistas (de usuarios del LiveJournal, no de periodistas, quiero decir), los cuales, siendo fans de películas, series televisivas, libros e incluso cómics y otras delicias del género literario, no se han conformado sólo con ser receptores pasivos de sus gustos. Ahora existe la enorme ventaja y la gran facilidad de que, dentro de la Internet y al alcance de todos, las herramientas de creación permiten la extensión creativa, tal como en este caso.
    Podría dar muchos ejemplos; en la red los encuentras por puños, de verdad. Mixes y Videos o fanvids (recopilaciones de música de todos los géneros, pero que son acordes al desarrollo de un fanfic, una novela, incluso un capítulo de serie o episodio televisivo, no sé, las variables son muchas) que se dedican a esa obra en particular. En ocasiones, son muy buenas.

    Incluso, he visto a algunos artistas integrando este fenómeno como una parte más de su creatividad, y es bastante aceptable. Hay cantantes que promocionan la creación de videos entre sus fans, y los toman como la imagen oficial de X o Y material. Publicidad sin costo, interactiva y participativa, vamos. Y ha funcionado.

    En fin, que pienso que de aquí en adelante, este tipo de relaciones literatura-creatividad auditiva/visual será un paso más en el trabajo de los autores modernos.
    Voy a escuchar, y comento más adelante.

    Saludos

Los comentarios están cerrados.