«Es que cuando chico nos calentábamos con fuego… y entonces tuve esa idea. No sabía que me iba a doler», declaró el pobre Jacinto. Al parecer se había juntado mucho con un diputado de su zona.