Melek Taus

En tan sólo dos meses La Plaga cobró la vida de algo así como tres billones y medio de personas (…) Los cadáveres se acumulaban interminablemente en plazas y avenidas. La infección flotaba sobre las ciudades y la Tierra se convirtió, de la noche a la mañana, en un gigantesco cementerio planetario (..) De pronto, […]