Abuelito, dime tú

Tras su irrupción en el funeral de su abuelo, el capitán fue acompañado por la Policía Militar a una celda, donde entregó su uniforme gris, cambiando a la tenida verde quirófano usual. Una vez a solas, lloró por la inmensa deshonra recibida, él, ¡un capitán! detenido por decirles unas cuantas verdades a esos idiotas de […]