El simbolismo en 2001, Una Odisea Espacial

Monolito

Para finalizar nuestro homenaje a Arthur Clarke, creemos importante recordar un muy interesante artículo escrito por Omar Vega para TauZero #18, en donde se refiere a la simbología oculta en 2001, desde la perspectiva masónica.

Hace algunos años me tocó preparar un trabajo sobre el contenido esotérico de la película 2001: Odisea en el Espacio. Eran tiempos de intensos estudios humanistas y de búsqueda del patrimonio esotérico occidental perdido en el mundo moderno. En esa época era miembro activo de una institución fundamental para Occidente, en cuyo atanor se hornearon los valores más elevados de nuestra sociedad, y acaso de nosotros mismos: la Masonería.

Éste artículo está reciclado, ampliado y retocado para hacerlo más ágil. Además, tuve especial cuidado de quitarle cualquier indicio de conocimientos que deben permanecer secretos. Pues bien, dadas las explicaciones del caso, les invito al estudio de la simbología de la película 2001, Odisea en el Espacio.

Antes de comenzar, debo destacar que éstos no son todos los símbolos ocultos que tiene la película, sino sólo aquellos que pude descubrir. Puede haber muchos más a la espera del espectador sagaz.

Leer el artículo

Santiago


Nadie los vio venir. Solo unos silbidos lejanos, que fueron haciéndose cada vez más audibles. Un rumor que hizo que los santiaguinos salieran a sus balcones buscando un lejano avión, o un temblor quizá, de esos tan comunes en estas tierras. De pronto esos mismos santiaguinos se vieron envueltos en monstruosas bolas de fuego que los calcinaron de golpe, a ellos, a sus familias, a barrios completos. Decenas de explosiones prácticamente al unísono barriendo la capital en puntos estratégicos y relevantes. Un zeppelin cruzó la capital lanzando una proclama por altoparlantes que nadie entendió. Dos F-16 de la Fuerza Aérea chilena atravesaron el cielo capitalino de lado a lado y tres segundos después el zeppelin estalló ruidosamente en el aire. Nunca se supo quiénes habían sido, qué armas usaron, ni cuáles eran sus reivindicaciones. Los restos del zeppelin fueron cuidadosamente recogidos por agentes de la NSA y especialistas de investigaciones de Chile, y trasladados a Washington de inmediato.
El trazado de las explosiones formaron la palabra EMETH.
Restos de periódicos que cayeron del zeppelin contenían una fecha: 1932.
El gobierno desvirtuó la autenticidad de esos papeles denunciando un montaje.

Imagen ®Carlos Eulefi

..

Elroy, el fotógrafo 02

Camahueto NGC-00456
Foto tomada el 11 de Febrero de 1951, Chiloé
Ejemplar de Camahueto (Monoceras Amphibious)en estado post-frenesí, tomando sol sobre un lecho de algas. La criatura observó curiosa a la cámara antes de zambullirse en el mar.
Camara: Rolleiflex Automat

Foto tomada en Diciembre de 1954, Sótano del Museo Nacional de Historia Natural (Quinta Normal, Santiago)
Feto de “Vultur Sapien” fechado en 1949, resultado de proyecto de hibridación financiado por el Gobierno radical de la época. El interés por crear una fuerza de trabajo animal, barata, para el proceso de industrialización del programa de gobierno de don Pedro Aguirre Cerda.
El proyecto fue cancelado por las presiones del Cardenal José María Caro, aunque es de conocimiento público que al menos uno está conviviendo, desde hace unos años ,con la ciudadanía en algún punto periférico de la Capital.
Camara: Folding Contessa 35

Después del derrumbre de su carrera y expulsión del FotoCine Club en 1950, Carlos Elroy continuó con su pasión fotográfica de manera independiente, a veces financiado por la Directiva del Museo Nacional de Historia Natural (Quinta Normal, Santiago), que estaba al tanto de la existencia de las “cosas innaturales” que retrataban sus fotos. Esta relación continuó hasta entrada la década de los ’60, cuando Carlos descubrió que la razón para financiarlo era tener el control sobre su material e impedir su divulgación.

montajes fotográficos ®Carlos Eulefi

texto de CARLOS EULEFI

Elroy, el fotógrafo

De los archivos del fotógrafo Carlos Elroy, conocido profesional de la prensa desaparecido desde 1991.


CE-000483
Foto tomada el 20 de Abril de 1943 en las cercanías de Puerto Williams, Región de Magallanes.
Posible expedición a la Antártica chilena en busca de una entrada a la “Tierra Hueca”(también conocida como expedición “Nova Germania”).

Cámara: Leica IIIC
Fotógrafo: Carlos Elroy

_____________________________________________________

CE-000673
Ampliación de foto tomada el 7 de Mayo de 1950, Chiloé
Avistamiento de ejemplar de Pincoya (Siren Chilensis).
Esta fue la imagen que llegó a la prensa y finalmente destruyó la carrera del fotógrafo.

Cámara: Rolleiflex Automat
Fotógrafo: Carlos Elroy

_______________________________________________________

CE-000284
Foto tomada el 12 de Junio de 1983, La Calera, Quinta Región
Ente Luminoso que se manifestaba constantemente en la zona, La Iglesia atribuía dicha manifestación a la Virgen de Fátima.
El Gobierno Militar acordonó la zona e interrogó a testigos, confiscando material fílmico y fotográfico, nada debía interferir con la operación “Villa Alemana” (esta es una de las pocas copias que sobrevivieron).

Cámara: Nikon-F3
Fotógrafo: Carlos Elroy
___________________________________________________________

“Uno nunca sabe con lo que se puede topar a la vuelta de la esquina,
hay que tener siempre el dedo en el disparador”
Carlos Elroy 1925-1991

Montajes fotográficos ®Carlos Eulefi “kaek

texto de CARLOS EULEFI

Santa María


Desde la escuela, el Rucio, obrero ardiente, responde sin vacilar, con voz valiente, sin quitar los ojos de la mirada indiferente y orgullosa del perro de mierda que tiene al frente.

* Usted, señor General, no nos entiende. Seguiremos esperando, escuche bien, así nos cueste. Ya no somos animales – los obreros alzan un “¡NO!” al caluroso cielo iquiqueño.- ¡Ya no rebaños! Levantaremos la mano, el puño en alto.
Vamos a dar nuevas fuerzas con nuestro ejemplo. Y el futuro lo sabrá…se lo prometo.

El pampino le da la espalda unos segundos al militar para mirar a sus compañeros. Decirles que no pierdan el coraje, que no tengan miedo. Qué es mejor morir antes de seguir viviendo en las condiciones miserables que habían sido condenados a soportar. Morir antes de cederles la condena a sus hijos y nietos. Antes de que la gente al poder permanezca ahí, ignorando las dolencias del pueblo y dejando que las necesidades de la gente pobre sea pisoteada por sus intereses de lujo y más, más poder. Todo eso les dijo con sus ojos ígneos, y los obreros y sus mujeres y niños entendieron el mensaje, se fortalecieron de confianza y palmaron la espalda del Rucio con sus espíritus desgastados por el sol en desierto grande y sus rostros secos, quemados por la sal. El hombre volteó hacia el señor Silva Renard, nuevamente y dijo:

– Y si quiere amenazar, aquí estoy yo. Dispárele a este obrero al corazón.

Roberto Silva que lo escucha no ha vacilado, con rabia y gesto altanero le ha disparado, y el primer disparo es orden para matanza y así habría comenzado el infierno con las descargas, si no fuera porque la bala chocó contra el pecho del rucio Olea y cayó humeante delante de sus pies.
Los militares se miran desconcertados. El obrero se quita la camisa y revela una especie de pectoral de acero en donde del disparo solo está el rastro de una mancha grisácea.

* ¿ Que si no acatamos ordenes lo sentiremos?

Luís Olea mueve sus manos señalando a sus compañeros que es la hora. Cada uno de las más de 20.000 personas, incluyendo obreros y sus familias, comienza a armarse de la nada. Aparatos que no caben en la limitada inteligencia militar apuntan a sus cabezas. Los rostros de hombre mujeres y niños han sido cubiertos en segundos por yelmos de color cobrizo y bajo sus ropas también cargan pieles de metal.
– ¡El general es mío!- grita el Rucio, y con su voz se despiertan las de los que han debido callar por mucho tiempo. Luego salta sobre los hombros de Silva y de sus muñecas armadas emergen cuchillas que cercenan sus brazos. Los obreros arremeten contra los uniformados y éstos a su vez, aun confusos, disparan y ametrallan sin dirección ni concierto.
Ruidos metálicos orquestan la tarde en la escuela Santa María de Iquique, como si de una batalla medieval se tratase.
Los niños aguardan dentro y fuera de la escuela. Esperan un llamado que no desean, el de ser utilizados como refuerzos. Ven a sus padres y madres disparar con máquinas doradas que expulsan vapor y llevan sellos en un idioma extranjero grabados en sus costados. Los ven utilizar lanzallamas a petróleo que cargan en pesadas esferas de hierro a sus espaldas bajo mochilas de lana. Ven a unos pocos, al parecer más ágiles y hábiles que la mayoría, manipular largos machetes y espadas. Su movimientos no se ralentizan con las armaduras pues las suyas están hechas para ello, para ser la punta de la flecha obrera. Y el rucio es uno de ellos.
El general apenas puede hablar por el dolor, pero oye cada palabra de su victorioso Némesis anarquista. Y ve sus ojos, esos ojos de furia, de seriedad asesina. No parece demasiado cómodo con lo que hace, pero sabe que debe hacerlo. Y lo que dice se hace escuchar por todo el campo de batalla, por todo Iquique y luego todo el norte del país.

* Esto no es ni será una comedia, jamás inventamos nuestra miseria. Entendemos nuestros deberes, pero no son hacia ustedes, quienes son los verdaderos ignorantes. No perturbamos el orden, nosotros lo somos. Y no hay mal que pueda ya sorprendernos.

Usted, señor, quien nos dice ladrones porque exigimos respeto, dignidad y la vida que por vivir merecemos, quien nos llama traidores por no acatar las ordenes de los que no tienen que trabajar todo un día quemándose la piel oscura para entregarle una mugrienta ficha a sus hijos, usted gran señor, no sabe que su tiempo ha acabado. El suyo y el de sus cómplices, y que nuevos vientos vienen soplando desde todos los rincones del mundo, vientos que borrarán lo sucio, lo viejo y podrido, el egoísmo que se traga al mundo. Quizás, si las cosas no hubieran sido como son hoy, quizás luego de que usted llevara a cabo la masacre que pretendía, conservaría su puesto importante y seria reconocido como héroe y llamarían cobarde a quien le ofendiera o quisiera venganza. Pero no, las cosas no saldrán así pues somos el primer suspiro de la tormenta que se avecina, señor.

Antes que el rucio acabara su discurso, el general había muerto desangrado. Con su muerte, la mayoría de los militares se rindieron y cedieron sus armas ante la obrerada y sus vidas fueron perdonadas, utilizados como rehenes contra las tropas que seguramente llegarían a ese nuevo territorio liberado, el primero de muchos por venir.

El rucio, cansado, miró el tejado de la escuela. Una figura humana y oscura, contrastada por la luz del sol que se escondía de a poco, estaba sentada y parecía sonreír, o eso sintió Luís, quien levantó su mano y saludó al hombre. Su hijo, que descubría su cabeza y caminaba a abrazar a su padre, preguntó quién estaba parado allá arriba.

– Son nuestros sueños.- dijo.

Autor SEBASTIAN GUMERA

Reciclaje


“Adjuntamos la primera imagen, filtrada por el sitio “Uesebe”, del prototipo YAGAN-1, el primer androide multitarea producido íntegramente en Chile con materiales reciclados de los basureros informáticos comprados a Tailandia en secreto hace dos años. Miembros de CORFO no han negado la existencia de prototipos defectuosos e incluso de accidentes fatales en las dependencias de CYBERCHILE en los alrededores de Quilicura. La fotografía se habría filtrado junto a la información de que un destacamento de 30 de estos androides estarían full-operativos para ser enviados a la frontera con Perú para cumplir con labores de rastreo y contención en campo de batalla. La comisión de derechos humanos puso la voz de alerta al descubrirse que para el desarrollo de las motherboard de combate se habrían basado en el patrón neuronal de Manuel Contreras Valdebenito. El abogado de esa colectividad aventura una querella contra todos los androides porque según él “cada una de esas bestias ES Manuel Contreras y la justicia chilena ha dictaminado que “el mamo” es un peligro para la sociedad que debe permanecer bajo custodia de gendarmería”. Otra arista de la polémica se basa en que uno de los integrantes del team de desarollo es la corporación Carlos Cardoen-Gaona, conocida por la opinión pública luego del escándalo internacional que desató su ultimátum al gobierno boliviano de que harían caer todos sus sistemas defensivos si el Estado boliviano seguía negándose a cancelar los honorarios por servicios prestados a su naciente flota marítima. Hecho que desató las represalias de Bolivia a las instalaciones subterráneas de Cardoen-Gaona en Cochabamba y la posterior intervención militar chilena en territorio altiplánico.
La prensa internacional festina con el hecho de que Cardoen-Gaona hayan desatado la misma guerra con la que hoy lucran abiertamente. Se ha dicho que cada YAGAN vale la friolera de 120 millones de pesos cada uno.

La Tercera, 02 de febrero de 2012

imagen ®Carlos Eulefi (Kaek)

HERO QUEST

“Extraños dragones salían a pastar a medianoche en las cercanías de Copiapó. Tenían dos cabezas, una de águila y otra de león; sus cuerpos estaban rodeados de resplandecientes conchas, tan fuerte como el hierro”.

Manuscrito anónimo de la Compañía de Jesús, Portugal, siglo XVIII.

108

La galería que tienes ante ti es larga y conduce hacia el oeste: síguela. Puedes descansar en el camino y tomar algunas provisiones. Más adelante, el corredor se desvía hacia el norte y comienza a estrecharse. Encontrarás un diminuto arco excavado en la piedra y debes agacharte para atravesarlo. Al otro lado del arco te detienes un momento y observas alrededor. Te hallas en una vasta caverna, cuyo fondo se pierde en las penumbras. La caverna se halla parcialmente iluminada por la luz del sol que penetra por una abertura del techo. No parece existir ninguna otra salida. Cuando estás explorando la cueva con ayuda de tu linterna, oyes un rugido. Un débil fulgor oscila en la oscuridad. De pronto, de las profundidades de la caverna, emerge un chorro de fuego doble que está a punto de alcanzarte y que chamusca el musgo que crece en la muralla. Te arrojas al suelo y, al levantar la vista, descubres a un enorme DRAGÓN que surge furibundo de las tinieblas. La cabeza de águila te observa con ojos depredadores mientras la de león vuelve a rugir. De las fosas nasales de ambas bestias surgen volutas de humo. Las escamas de su piel dura como el hierro refulgen con un brillo metálico. El dragón mide unos 15 metros de largo. ¿Cómo piensas luchar con él?

¿Sacarás la espada y te dispondrás a atacarle? Pasa al 142

¿Tratarás de recordar algún otro modo de ataque? Pasa al 174

Equipo Rocket

…entonces yo le dije entonces así como que pasaba que no fuera maraca si la había llevado hasta la casa a la weona y ¿sabe lo que me dijo? Me dijo voy a ser más maraca contigo que todas las pendejas que te hay comío en tu vida y yo al principio pensé que me estaba dando la cortá pero después se quitó el jetra y andaba con un colalés loco que no me dejó cuero ni pa cerrar los ojos, un colalés y nada más, la culiá tenía el medio culo y las tetas perfectas. Yo no cacho como chucha hizo pa empelotarse a dentro de la wea mientras la llevaba, me dejó pa dentro aunque más que pa dentro me lo tiró bien pa fuera casi me la monto ahí mismo pero la loca sabía lo que hacía se notaba que sabía lo que hacía porque flotó hasta la manga y la abrió con las puras patas, así abierta de patas apretando los botones y yo weon nunca me había sentido más aweonado tratando de sacarme el traje no me encontraba el cierre después se me enredó en la tula la wea, que ya la tenía toda dura, fue un desastre y la loca puro se reía y se reía y se reía y harta calentura que me daba. Se tapaba las tetas con las manos y me miraba nomás hasta que me logré empelotar y abrió la escotilla y entonces entramos y yo me fui directo al arnés quería puro metérsela y estaba seguro que me iba a ir cortao en cualquier momento si la weona no se dejaba de calentar la sopa, pero ella igual siguió demorando la custión prendiendo lucecitas y wea, unas cagás que parecen velas pero no queman obvio, y después puso un olor raro. Y lo que más me calentó, estem, me enojó, digo, porque de calentarme lo que más me calentó fue su culo, weno la wea es que lo que más me enojó fue que cuando ya estaba lista se puso a flotar delante del arnés y me preguntó si me gustaba su peinado, y se puso a hablar de la wea y me explicó que eso solo se podía hacer en las estaciones y en los satélites porque en los taplanes la gravedad que tira el pelo pabajo y yo la miré y recién ahí me fijé que la weona tenía la tremenda cagá en la cabeza. Cacha, recién ahí porque le había estado puro mirando las gomas toda la noche po, que me iba a fijar en lo que tenía arriba. Igual era mortal pero na que ver en ese momento si no me interesaba su pelito, o sea, no el de esa parte cachai, y la loca dale que dale con el peinado y yo como weón diciéndole que si que la raja y igual no era tan difícil pq de verdad era cuática la wea pero si yo fuera mejor pa moverme en cero G me la hubiera culiado ahí mismo y le cagaba todo su peinado. Suerte que soy negado pa flotar porque sino ahora estaría en la cana. La wea es que entonces cuando ya estaba terminando de hablar de su pelo como que me mira así de arriba a abajo con cara de agárrate cabro y se pasa las manos por las tetas y ahí no sabe lo que me pasa, me voy cortado ahí mismo, rico, largo, pal pico de cortado y la primera weá que pensé fue cagué por la chucha. Pero no, la mina, puta es que era más rica que la chucha, yo creo que estaba acostumbrada a que le pasara esa wea, sabe lo que hizo, se comió una burbuja. ¡Se la comió culiao! Se pasó la lengua por el labio y se me puso al tiro dura de nuevo. Ahí por fin se acurrucó en el arnés y le dimos duro y parejo. Yo cacho que lo hizo a propósito porque sino yo no duraba nada. Y era maraca, las hacía todas, si trabajaba en eso, pero a mi no me cobró nada no se por qué, andaría caliente no más. Es que todas poncean conmigo, no se por qué. Es la magia nomás, Aaaaah.
/*risas/*

Cuando terminamos agarré mi tranbo y me fui de vuelta a la estación. Y eso, no se, eso es el ponceo po, no se que más querís que te diga. No es una filosofía de vida, no se pa que andan diciendo weas, son weas que inventan los feos. Uno se viste así porque le gusta, y poncea porque le gusta también. Los peinados no se, yo me hice este peinado porque es el que se hacía mi Taita, pero a él le quedaba mejor creo yo, tengo la naríz muy grandotota por el lado de mi vieja. Pero ya me acostumbré a la wea, además que resiste las salidas y las reentradas, y no tengo que andarmelo engelando todo el tiempo. No se si la wea sea por los peinados, aunque me gusta su teoría. Nos quedamos en el espacio pa poder tener peinados más webeados, cuática la wea. Igual yo bajo caleta, en Centauri, en Betelgeuse, en todas las weas. Una chana en cada puerto usted sabe. Nah no no crea si estas weas uno las dice pa impresionar a los cabros, tengo mis piernas por ahí pero tampoco soy tan weon, si no cualquiera tiene su Tranbo pa manejar, la wea de licencia me costó 4 años sacarla, si el computador no lo hace todo. No dejan que cualquier aweonao se suba a estas cosas. Y eso que yo la saqué rápido, la licencia. Si, a la Tierra si he ido. Si, si pasé por ahí, era cuática la wea. Tengo un primo que trabaja en una mina de cobre en el Sur, de esas nuevas que abrieron porque el del norte se les acabó, el weón me invitó a un carrete EN la mina y compadre se me tiraban todas las locas, era la cagá, yo era como un heroe una wea así, me sentí un colono marciano, te juro, todas querían poncear conmigo, pero los brocas se enojaron, hasta mi primo me agarró bronca y no se que chucha le pasa que sacó unas juntas medias nazi, los maracos estos pelados y me hablaron que la patria y la dignidad y yo no se que tanto le daban si yo ni siquiera soy chileno por la chucha, todo porque se me para el pelo. Entonces un socio que andaba por ahí, un viejo rancio pasao a pisco pero se notaba que era culto el caballero, el administrador creo que era, les dijo que pararan de webear, que si no fuera por la gente como yo nadie conocería su cagá de país y nadie hablaría su wea de idioma, que nos fuimos al espacio porque nos miraban a huevo y nos dedicamos a ser felices y no hacerle daño a nadie, a culiar entre las estrellas y pintarnos la cara de colores y pasar piola porque en el espacio todos son raros y todos son alien y nadie tiene prejuicios hueones. Y así, a cacha limpia poblamos el cosmos. Le juro, así lo dijo él, y los pelaos culiaos calladitos se quedaron, además que era el jefe. Yo no se si la wea será tan así o no pero en el momento me sonó re inteligente y ahí me callé que no soy chileno y le dije que si nomás que si, que gracias, que en nombre de mi welo y mi taita que le agradecíamos y él me dijo una wea de la revindición histórica. ¿De donde? No estoy seguro, pero parece que Dinamarca. Sipo, si, si por eso soy rusio. No, en la colonia de Andrómeda, el Taita de mi Taita. Pero mi vieja ya no se sabe, del espacio no más, aunque ella dice que más que nada Mexicana. Ni cagando en la Tierra, mucho hueonaje. Me dijeron que la flaca esta de la estación, cacha que ni me acuerdo como se llama, puta, me dijeron que tenía guatita. No se cachai, no se de quien chucha sea, pero como que me estoy haciendo a la idea que sea mío, y no sería tan penca, hasta como que sería pulento. Si, ahí le cuento como me fue. Gracias a usted no más, cuando quiera, ya vamos a llegar, bájese con cuidado, revísese bien el casco, chao, si, chao…

Caja negra del Pleiades V
transcripción del registro auricular Septiembre-Octubre 2104
fragmento

EL INVIERNO DE 1982

Llovió tanto que ni llorar pudimos. A las once de la noche por la calle Tomás Moro pasaron animales muertos, algunos niños y gente adulta. También muertos. El río Mapocho por su parte casi barrió con el centro de Santiago destruyendo varios puentes a su paso.

Al otro día vino el aluvión final, el que sepultó las comunas de La reina, Peñalolen , Las Condes, Vitacura y Lo Barnechea. Fuimos atacados por tres flancos, tal como dijeron algunos periodistas en las noticias.

Ya se habla de crear tres monumentos a la memoria de los quinientos mil desaparecidos y de cambiar la capital a Concepción. Son sólo conjeturas y en caliente. Aun no sé lo que ocurrirá más adelante sólo dejo esta grabación para quien desee oírla si es que podemos salir de aquí.

Todos tiemblan de miedo cuando comienzan a caer gotas nuevamente.

Eso, nada más. Tenemos mucho miedo.

Testimonio encontrado en una cinta hallada en “Las Cavernas de Oriente”. Abril 25 del 2007.