Fringe: El nuevo X-Files

Psicoquinesis, teletransportación, nanotecnología, inteligencia artificial, precognicion, materia oscura, cibernética, animacion suspendida, transmogrificación: Este mix de conceptos, provenientes tanto del mundo de la ciencia dura como de la pseudociencia, serán los ingredientes con los que se va a cocinar la nueva serie de J.J. Abrams de nombre: Fringe.

A diferencia de los X-files, posiblemente acá no haya conspiraciones intergalácticas, un fanático a quien siempre le sucede todo lo raro, y la escéptica que justo cuando mira los ovnis desaparecen. Acá se vislumbran conflictos más aterrizados y en la línea de los tiempos actuales, mezclando la seudociencia más desacreditada con los misterios científicos que hoy ocupan la llamada ciencia de frontera. La premisa es que muchos de los eventos supernaturales que suceden en el planeta serían experimentos beta testing de alguna estrategia con fines desconocidos, un esfuerzo coordinado de alguna especie organización secreta conocida como “The Pattern”. Para dilucidar el misterio, el gobierno de U.S.A. crea el team de investigadores con distintas pero específicas habilidades y conocimientos.

El conflicto del capítulo piloto sirve básicamente para introducir a los personajes principales, que son tres. Por un lado está la-jovencita-de-la-película (Olivia Dunham), el genio-outsider (Peter Bishop) y el doctor-experto-en-todo (Dr. Walter Bishop). Dunham, podría decirse que es la equivalente a Scully aunque más open-mind, no duda en utilizar los poco ortodoxos métodos de investigación de Bishop.

Habiendo visto dos capítulos, podría decir que la serie promete. Hay que ponerle atención y ojalá que el guión sepa aprovechar todos los misterios de la ciencia de frontera. Ya lo dijo Carl Sagan alguna vez: los misterios que hay en ciencia exceden con creces la más delirante ciencia ficción. Y si a esos misterios agregamos la no menos imaginativa y fácil de aceptar seudociencia, sazonado con la narración atrapante de J.J. Abrams, el resultado puede ser más que interesante.