Observatorio Cerro Paranal

Para quienes se aficionan por los grandes complejos astronómicos, a continuación se hace una rápida revisión al observatorio óptico más grande del mundo, Cerro Paranal (VLT), todo un oasis en medio del desierto que día tras día nos acerca más a los misterios del Universo.

El observatorio Paranal se encuentra en medio del Desierto de Atacama, 120 km al Sur de Antofagasta y a 12 km de la costa del Pacífico. Cerro Paranal se eleva a 2.635 msnm, en un sitio cuyos cielos permanecen despejados casi 350 noches al año. La transparencia atmosférica es muy buena y debido a Continúa leyendo Observatorio Cerro Paranal

El fandom que cazó a Gollum

The Hunt for GollumMientras medio mundo esperaba con ansias ver a Zachary Quinto encarnando a Spock, saber cómo los Illuminati van a destruir el Vaticano con antimateria y ver la versión final de la ultra pirateada Wolverine, el pasado 3 de mayo un grupo de aficionados lanzó su propio estreno del género fantástico, “The Hunt for Gollum” (La Caza de Gollum), armados únicamente con su fanatismo por la obra de Tolkien y escasos £3.000 (poco más de $2.500.000), que se dio a conocer en el SCI-FI LONDON Film Festival y es distribuida gratuitamente a través de Internet (http://www.thehuntforgollum.com). Fue filmada en Reino Unido y puesta en escena únicamente por fans, que debido a obvias limitaciones de presupuesto, dura poco más de 30 minutos.
Continúa leyendo El fandom que cazó a Gollum

Transbordador Espacial

El Transbordador Espacial (Space Shuttle en inglés) es un avión espacial reutilizable capaz de poner hombres y satélites en órbita, y resultado de suma importancia en la exploración espacial de la era moderna. Desde que esta aeronave inauguró sus viajes al espacio se ha visto enmarcada en muchos planos, desde considerarla el aparato más complejo construido por el hombre hasta ser un inseguro medio de transporte que es demasiado riesgoso para realizar a la perfección su tarea. Así, éxitos y decepciones han rodeado a la historia del Transbordador, que entre sus misiones más importantes está el Continúa leyendo Transbordador Espacial

¿Hacia una evolución 2.0?

Me van a disculpar la ordinariez, pero estoy hasta los huevos de documentales de astronomía. En serio.
No me malinterpreten, me gustan mucho, pero modestamente ya me conozco la trama de todos y ahora más bien ejercen una influencia “actualizadora” en mí (onda, poniéndome al día cuando aparecen descubrimientos nuevos), mientras que en un novato la influencia ejercida es “cautivadora” (onda, para recién atraer al curioso, cosa que yo ya no necesito :)). Continúa leyendo ¿Hacia una evolución 2.0?

I Love Lulin, Not Luli

Como ya muchos se habrán enterado por la prensa, el cometa C/2007 N3, mejor conocido como Lulin, se ha estado acercando progresivamente a la Tierra desde que fue avistado por primera vez por Quanzi Ye y Chi Sheng Li, desde el observatorio Lulin de Taiwán. Para entonces su magnitud era +18.9 (imposible de captar para el común de los telescopios de aficionado), pero en este momento ya es perfectamente visible a simple vista, además de cualquier otro instrumental. Continúa leyendo I Love Lulin, Not Luli

¿La literatura fantástica puede caer en malas manos?

Confieso que la noticia sobre el intento de censura de Harry Potter, que leí hace ya poco más de dos años, en su momento me pareció tan graciosa como a la mayoría de quienes comentaron, pero ello no me quitaba una sensación de gato encerrado. Y es que dicha denuncia fue interpuesta por una madre preocupada por el contenido de brujería de la saga, pero no me atreví a concluir cuál era la preocupación real de esa mujer, porque curiosamente Harry Potter (por nombrar sólo un caso) ha sido motivo de censura en dos bandos popularmente antagónicos: la ciencia y la religión. Continúa leyendo ¿La literatura fantástica puede caer en malas manos?

X-Files 2: la verdad sigue ahí afuera


Aquello que fue un rumor de idas y venidas, de ilusiones y frustraciones por largos 6 años, por fin se hizo realidad. Los Expedientes Secretos X, una de las series de ciencia ficción más emblemáticas de la televisión, vuelve el 2008 a la pantalla grande con una 2° película, a estrenarse en Chile el día 24 de julio (un día antes que en EE.UU). La serie estuvo en TV por 9 temporadas con un éxito rotundo, desde 1993 a 2002, haciendo su primera aparición en el cine en 1998 con la película X-Files: Fight the Future.

El rodaje de la segunda película, hasta ahora con el nombre clave X-Files: Done One (que estaría ambientada en la evolución de los personajes y sin nada que ver con ETs ni mitología) comenzó en diciembre de 2007 y ha transcurrido a un ritmo maratónico, considerando su anticipada fecha de estreno. Desde que la noticia se divulgó han seguido una larga serie de rumores, spoilers y especulaciones varias sobre la trama, que se intenta mantener a resguardo. Recién este 29 de febrero El Mercurio se hizo eco de la noticia publicando un artículo y las primeras fotos de Mulder y Scully más algunos detalles sobre el elenco, como la participación de Billy Connolly y el rapero Xzibit.

Pero en febrero se dio a conocer mucho más: el 23 de febrero estuvieron los actores David Duchovny y Gillian Anderson, el director Chris Carter y el productor Frank Spotnitz en la WonderCom, una convención de fanáticos del cómic y la ciencia ficción celebrada en San Francisco, California. Allí se dieron a conocer otros detalles, así como el primer Teaser Trailer!

Algunos spoilers que aparecieron luego de esta convención, así como algunas filtraciones provenientes del set de filmación de XF2 están disponibles en la web del Grupo Oficial The X-Files Chile, así que dejo a vuestro criterio a quienes quieran arruinarse la sorpresa (o “reunir antecedentes”, como prefieran llamarlo…).

Para finalizar, no puedo dejar de mencionar lo bien que se ven los actores. Definitivamente los años no pasan por ellos y la química natural que transmiten se mantiene intacta, en mi humilde opinión. Cuenten conmigo para el día del estreno 🙂

Ajústense el cinturón… de fotones

Navegando y curioseando en uno de mis nocturnos accesos a Internet con mi trasnochado (y gastado) Pentium II me he encontrado con una historia de ciencia ficción que casi parece de terror. Una historia que clasificaría, a juzgar por su falta de rigurosidad científica, para filmar una producción hollywoodense con mucho CGI y sonido Dolby Surround 3D. Sí, muy adecuada para homenajear los múltiples fallos que tiene la industria espacial-cinematográfica que sigue mostrándonos, por ejemplo, explosiones en el espacio sin que haya aire que transmita los sonidos (aunque claro… ¿qué sería Star Wars y muchas otras joyas sin esos efectos? :)). Pero la historia de ciencia ficción a la que en seguida me referiré tiene una falla tremenda, un blooper de magnitudes astronómicas que paradójicamente está expresada como si así lo fuera: un real suceso astronómico que está a punto de freírnos a todos… tal historia se conoce como El Cinturón de Fotones.

¿De qué se trata esta historia abominable? Que nuestro Sistema Solar estaría conformado por una estrella central, Alcyone (ubicada en el cúmulo las Pléyades de la constelación de Tauro); que en torno a ella orbitan en total doce soles y que rodeando a la estrella central existe una zona (un cinturón) que posee cierta radiación de fotones, tan fuerte que sería capaz de derretir los polos, detener la rotación terrestre, hacer bailar sin control a nuestro campo magnético y tener 24 h continuas de luz durante 2.000 años… más aún: estamos a punto de entrar a este cinturón del terror. Ese es el resumen más acabado que puedo dar luego de haber corroborado -lamentablemente- que este hecho pseudocientífico anda apareciendo en diversas páginas y foros de discusión, con leves variaciones en cada relato.

En primer lugar: los fotones son partículas fundamentales e indivisibles, en realidad son la mínima cantidad de energía que puede transportar la luz ya que ésta está cuantizada (o sea ubicada en un sistema físico donde hay un “cuanto” o valor mínimo que puede tomar cierta magnitud; en el caso de la luz su valor mínimo es el fotón). Al hablar de fotones con mucha energía (como los mencionados en el cinturón de fotones), en el plano astronómico podría citarse lo que ocurre con los rayos gamma, considerados los fotones más energéticos de todos (éstos se forman al aniquilarse un electrón y un antielectrón). Ante esto tendríamos que, si existe alguna zona altamente energética (llámese “anillo”, “cinturón”, etc.) en donde se encuentran las Pléyades, probablemente sólo se trate de una fuente de rayos gamma.

Los rayos gamma, por otro lado, no representan ningún peligro para el ser humano aquí en la Tierra. Nuestra atmósfera es lo suficientemente poderosa para retener esta radiación cuando llega al planeta y no dejarla entrar.

Las Pléyades son un cúmulo de estrellas jóvenes (datan de hace ~100 millones de años) y nuestro Sol tuvo su origen mucho antes, hace ~5.000 millones de años. Nuestra estrella gira en torno al centro de la Vía Láctea en un periodo de 225 millones de años, en dirección a la constelación de Sagitario (mirando hacia ella se ve el centro de nuestra Galaxia). Las Pléyades están distantes 380 años luz de nosotros, no puede hablarse de “girar en torno a Alcyone” debido a la prácticamente nula influencia gravitacional de esa estrella sobre nosotros. Y aún en el burdo caso que nosotros “giráramos” en torno a ellas (las Pléyades), no se gira en torno a una estrella en particular sino a un centro de gravedad común, tal como sucede con las galaxias, los cúmulos estelares o los sistemas estelares binarios y múltiples.

Entre algunas cuestiones que son totalmente incoherentes, según la teoría del Cinturón de Fotones, se cuenta la detención de la rotación terrestre. Si la Tierra deja de girar en torno a su eje, el efecto más inmediato es que rápidamente un hemisferio del planeta quedaría abrasado (aquél que esté “apuntando” hacia el Sol), mientras que el otro se congelaría (aquél “apuntando” hacia el frío espacio); los océanos hervirían, grandes huracanes arrasarían el planeta, todos los objetos en él tendrían un aumento de peso debido a la ausencia de fuerza centrífuga… en fin, definitivamente un hecho como éste sería muy mortífero en el corto plazo, tanto así que no tendríamos ni tiempo de observar este Cinturón de Fotones… que por cierto, nunca se ha visto que los fotones sean capaces de detener la rotación de un planeta.

¿Cómo sería tener 24 h continuas de luz durante 2.000 años? Wau, supongo que nos haríamos llamar como esa secta/agrupación de los Illuminatti… pero no, es muy improbable. No se especifica cómo sería esa “luz”, pero imaginando que sea algo que proporcione tanta luminosidad y calor como nuestro Sol, volvemos a tener problemas. Imagino que las 24 h de luz se darían porque supuestamente nos rodearía un halo de luz, pero esa luz tendría un efecto devastador en el planeta. No nos sentiríamos más bronceados ni iluminados, sino que se calcinarían los continentes y derretirían los océanos; los humanos pereceríamos, y aún si aquella “luz” no fuera tan potente como el Sol, tener 24 h de luz provocaría severas alteraciones en nuestros ritmos circadianos.

Sin embargo, un supuesto Cinturón de Fotones, en el caso que estuviera muy cerca de nosotros, sería visto sin problemas por astrónomos profesionales y aficionados, ya que supuestamente es una fuente/halo de luz tan poderoso que puede contener a nuestro planeta entero… en realidad, a un área que abarcaría más de 300 millones de km, asumiendo que durante todo el tiempo (y km recorridos) que la Tierra orbita al Sol, estaremos dentro de esta zona fotónica. Razón más que suficiente para que ese tremendo “monstruo” sea fácilmente visible. Pero no hay nada de eso, ningún cinturón a la vista…

Otro aspecto importante a destacar, es que esta “teoría” intenta avalar nuestro presunto acercamiento a dicho cinturón con determinados fenómenos que actualmente ocurren en la Tierra, como las auroras, el derretimiento de los polos o los terremotos y tsunamis debido a alteraciones geomagnéticas. Las auroras (boreales y australes) es un fenómeno normal que se produce por el impacto del viento solar contra el campo magnético terrestre, y dado que el Norte y Sur magnético se hallan prácticamente en nuestros polos geográficos, las auroras aparecen en latitudes cercanas a esos puntos. Un aumento de auroras (o su aparición en latitudes más alejadas a los polos) tiene directa relación con la actividad solar, que el aumentar provoca éste y otros fenómenos más bien nocivos, como el daño de algunos satélites artificiales o apagones en centrales eléctricas. No obstante las auroras y estos fenómenos no tienen ninguna relación con un cinturón de fotones/fuente de rayos gamma.

El derretimiento de los glaciares, como muchos sabrán, es parte de un proceso natural terrestre que se ha visto acelerado por el calentamiento global, cuyo mayor culpable es la irresponsabilidad humana al contaminar la atmósfera con gases industriales y agente químicos como CFC. Asimismo los terremotos y tsunamis no se han visto correlacionados de ninguna manera con alguna alteración de nuestro campo magnético. Es sabido que nuestro campo se debilita alrededor del 10% anualmente y se desplaza a razón de 10~40 km en este mismo lapso, pero esto no quiere decir que nuestra protección magnética esté gravemente alterada o sea la causa de estos fenómenos naturales, cuya explicación se haya más bien en el proceso de tectónica de placas que ha castigado a nuestro planeta a lo largo de toda la historia.

Uff… eso en cuanto a las aclaraciones más pertinentes. Hay otros disparates que son simplemente irrisorios (al igual como se observa en otros web sobre el tema), porque ya estamos hablando de contradecir leyes de la física, fuerzas centrípetas, termodinámica y muchas otras… y todo eso, como decía al principio de este artículo queda para los genios de la ciencia ficción o los burros hollywoonautas. Aunque si ponen a actrices como Liv Taylor de Armagedón o Tea Leoni de Impacto Profundo, no duden que reservaré asientos en primera fila para ver el cinturón de fotones en la pantalla grande…

©2006, Farid Char.

Referencias y agradecimientos: El autor agradece a Claudio Aguilera, astrónomo del Observatorio Interamericano Cerro Tololo, por algunas referencias técnicas suyas que ayudaron a hacer más completo y preciso este artículo.