VUELO 19

Y cuando el teniente Charles Taylor volvió en sí, se descubrió tirado en medio de una habitación circular. Todo era blanco, brillante e insoportablemente limpio. Sacudió su cabeza e intentó juntar las partes más recientes de su memoria. Sólo recordó el sol. Ese sol brillante y naranjo que de la nada surgió junto al sol de siempre. Y luego el horizonte esfumándose y la luz, más luz… Luz, más luz y silencio…
Taylor descubrió que no estaba solo. Un hombre delgado y vestido de negro lo observaba. Era joven y usaba un bigote pequeño y ridículo. El oficial de la marina norteamericana se levantó rápido y sacando la pistola que llevaba al cinto apuntó al extraño.
-No se mueva -le dijo.
-Tranquilo, teniente, no vengo a hacerle daño -le contestó el recién aparecido, con un acento extraño y alargado, como si el inglés no fuera su idioma natal.
-¿Dígame dónde estoy? -prosiguió Taylor, sin bajar su arma.
-Creame, ni yo lo sé. Y llevó un buen tiempo aquí arriba.
-¿Arriba?
-Es una forma de decir.
-Dónde están mis hombres.
-Sus hombres y sus aviones están bien. Es mejor que vaya calmándose, teniente Taylor.
-¿Cómo sabe mi nombre?
-No es lo único que sé, pero ya entenderá muchas cosas. Confío en que pronto podremos trabajar bien juntos.
-¿Y usted quien es?
-Primero guarde su arma.
Taylor lo dudó un momento, pero después bajó la pistola.
-Bien, así es mejor. Mi nombre es Alejandro Bello y soy piloto de la Fuerza Aérea Chilena. Y como usted, hace algunos años me perdí volando. Pero ellos ha guardado bien mi nave.
-¿Ellos?
-Si, ellos, no sabemos quienes son ni de donde vienen, pero están aquí, entre nosotros.
Taylor no respondió.
-Lo entiemdo, teniente, yo me sentí igual cuando me tomaron, pero todos nos hemos acostumbrado.
-¿Todos?
-Mi estimado teniente, debe creerme cuando le digo que no somos ni seremos pocos…

73 horas

Los vi en el Estadio. Llevaba días allí, al compañero Jara ya lo habían matado y las inyecciones en la mandíbula ya estaban haciendo efecto. Los vi en una carpa. Tras una larga fila, de horas, de días quizás, llegó mi turno. Sabía que, una vez dentro, mi cuerpo ya no valdría nada, sería un perro con sarna. La carpa era espaciosa, un par de compañeros con sondas hasta en el hoyo del culo, más milicos, algunos doctores, uno se parecía a Kirk Douglas. No era gran cosa deducir que los milicos eran de apellidos como los nuestros, un Pérez, un Soto, con suerte un Parraguez, en cambio los doctores eran todos de apellidos que nunca pude pronunciar. Me echaron de un culatazo sobre la camilla, allí los logré ver por primera vez. Eran como nosotros, pero más blancos, pálidos y de unos treinta centímetros. Se desplazaban con movimientos de reptil por toda la carpa. Estaban desnudos, carecían de genitales. Daban órdenes a todos. En un momento un milico les dijo algo en un idioma muy extraño, el ser enano se trastornó, soltó un chirrido que me hizo doler los oídos y con un movimiento veloz arrancó las dos orejas al soldado pendejo. Dos milicos me amarraron las manos y tobillos. Un doctor me metió una sonda por la oreja. De un momento a otro los pequeños seres eran setenta o más.
Se me trepó uno por el costado. Se sentó en mi pecho y me mostró sus dientes, eran filosos, tres o cuatro corridas.
Sabía que era mi turno de olvidar.
Y empezar a gritar.

BATTLESTAR LATORRE

Fecha estelar. Noviembre 22, 1997

Hoy es el día del retiro, del regreso a casa definitivo del Latorre. El fin de mis mejores 5 años. Desde la ventana de mi privado veo como el horizonte de Marte se curva bajo Fobos y Deimos. La Tierra se aparece apenas como un punto de luz azul allá adelante, siempre adelante, bajo un círculo solar que parece imagen del egipcio Amon.

En estos cinco años llevé a la nave hasta el mismo corazón de las colonias del Régimen Khrayt, usando la batería central del acorazado para cañonear las lunas refineras del enemigo. Fueron amargas victoria, perdí un tercio de mi tripulación, pero logramos derrotar al adversario. Y lo que es más grande aún, sobrevivir. De más está repetir que en los anales de la gran guerra, las hazañas de nuestro magnífico acorazado serán escritas a la par de lo logrado por la flota de portaaviones norteamericanos en 1982, en el sistema capital Khrayt. No puedo ocultar que siento pena. Cuando me entregaron el mando del Latorre sabía que serían sus últimos años, es increíble lo rápido que pueden pasar cinco años en el espacio.

Fue en 1933 cuando ellos aparecieron. Los grandes Vagones de Batalla Khrayt cubrieron los cielos y en cosa de días arrasaron con las grandes ciudades. Y la Tierra se defendió, como pudo, pero se defendió. No poseíamos ni la tecnología ni los medios para combatir en el espacio, pero desde la superficie eramos un pueblo fiero que no iba a dejar que sus civilizaciones cayeran bajo el peso de un imperio colonizador y asesino. Y llamamos la atención. En 1935 aparecieron los Reticuli a auxiliarnos. Su ataque sorpresa provocó un momentáneo retiro de las fuerzas Khrayt, pero no debíamos equivocarnos, no fue una victoria, todo lo contrario. Los Reticuli nos advirtieron que debíamos estar preparados para el contraataque y nos advirtieron que teníamos seis meses para preparar un flota de combate con armas atómicas y facultad de plegar el espacio a través de saltos por agujeros de gusano. Ellos nos facilitaron la tecnología, nosotros la adaptamos a los buques más poderosos de las escuadras de cada nación soberana de la unión terrestres.

Y el Almirante Latorre fue el astro-acorazado insignia de la fuerza espacial chilena. Gloriosa máquina, nacida como buque de superficie, reformateada en nave de combate interplanetaria, que bajo el mando del Capitán Arturo Osorio consiguiera una de las primeras victorias terrestres en la batalla de Ganímedes de 1950. El Latorre fue sumando estrellas tras estrellas, ganándose con toda justicia el apodo de nave insignia de las fuerzas del hemisferio sur, estando a la par de los grandes portaaviones estelares gringos de las clases Essex y Nimitz.

Pero hoy termina su carrera. El Latorre es un leviatan viejo y cansado, que surca las estrellas con la lentitud de un mastodonte de la primera generación de astronaves. Hoy la guerra parece al fin estar finalizando y mi misión es llevar al viejo””L junto a su tripulación a un merecido descanso. Seas despedido con honores, gran Latorre.

Capitán Alberto Adama
B.S. Almirante Latorre
Marina Aliada

YA ESTÁN ENTRE NOSOTROS

Juan Pablo Ulloa posa junto al US Army M578 que adquirió a la Armada en una subasta en Concón. Sergio Alejandro Amira, corresponsal de Ucronía Chile en la zona tiene serias sospechas que el vehículo (cuya función era sacar a otros tanques atascados en el campo de batalla), sería en realidad un robot alienígena hostil disfrazado.

Foto cortesía de Cristián Larraín

PLANEANDO EL GOLPE

Washington. Enero, 1972

-¿Usted está loco?
-Señor Kissinger, no me trate de loco. Usted mejor que nadie sabe que no hay locos en el proyecto. Por favor mire los papeles, revise los datos, sabe perfectamente que no hay otra vía, que debemos hacerlo…
-He releído su informe casi cinco veces. Entiendo su punto de vista, pero no sé si es ético lo que vamos a hacer.
-Desde 1947 que estamos en guerra señor, desde que derribamos esa cosa haya en Nuevo México. Truman pensó que lo mejor era hacer un trato y ya vio como nos respondieron. Nos dieron tecnología, es verdad, pero también mentiras. Forestal se suicidó por eso, porque vio que estábamos en un callejón sin salida.
-La horrible verdad…
-La horrible verdad, señor Kissinger. Si no hacemos lo que planteo en el documento, esta saldrá a la luz pública antes de lo deseado. Y ni usted, ni la Casa Blanca, ni el Kremlin, ni todos queremos que ello suceda. No estamos para otro incidente Dreamland…
-…
-…
-¿Chile?
-Chile, Argentina y la Antártica es donde más han concentrado su actividad en los últimos años… Usted ya lo sabe, raptos, mutilación de animales e incluso hibridaje de primates con felinos para crear super predadores. La Patagonia les ha sido especialmente útil, en especial porque allá se han refugiado muchos de sus viejos aliados.
-Esa maldita isla…
-Y la colonia en el valle central chileno. Necesitamos controlar el territorio, es la única forma de mantenerlos a raya, estar encima, anticiparnos a sus movimientos. Sabemos que no van a parar y continuarán controlando el sur del continente estemos o no estemos encima.
-Pero siempre es mejor estar…
-Usted lo dijo, señor.
-¿Entonces?
-La KGB ya hizo su parte. Allende está en el poder, ahora viene el boicot económico y según se den los pasos, hemos calculado que agosto o septiembre del próximo año será la fecha en que tomaremos el control.
-Y el ejército chileno.
-De a pocos vamos a deshacernos de los fuertes. Mire la última foto…
-Augusto Pinochet Ugarte…
-Un soldado mediocre, temeroso y fácil de manipular. El títere ideal para nuestros propósitos. Con él arriba podremos movernos rápido.
-¿Y ellos?
-Ellos, señor Kissinger. Con ellos estamos metidos en una guerra que no va acabar.

EL WORROR PARA LIDER

El Worror se dirigió a la opinión pública al medio día de ayer en una entrevista televisada para dar su opinión sobre el acontecer mundial, nacional y hasta el intergaláctico. En esta oportunidad habló sobre sus ideal de llegar a ser líder de Chile y sus ideas políticas.
En un comienzo comentó que a pesar de todos los esfuerzos de la ciudadanía por mantener un estado mas o menos aceptable. Él opina que deberían por lo menos hacer desaparecer unos 310 empleados públicos, alcaldes, parlamentarios y altos miembros del gobierno y tomar el poder de una vez, proclamarse líder absoluto y eterno de Chile. Conquistar en un plazo de cinco años el vecindario inmediato, hacer una limpieza étnica, aunque bromeó al respecto ya que según dijo ” ni yo tengo idea de donde vengo, y en una de esas soy el primero en enviar a otro planeta” , luego de eso dejar a todo el mundo a los pies de Latino américa, para después ir por la galaxia y conquistarla.
A continuación la entrevista realizada al Oscuro ser por nuestra periodista Ana María Irarrazabal Valdebenito.
A. M.:¿Worror, a qué o a quien se debe su nombre?
W: No es de su interés, vengo de otro plano astral. Y Not Tomorrow.
A.M. ¿Por que dice que no hay mañana en su slogan?
W: Es mas que un slogan , o ¿ud. Cree que con toda la mierda que hay en el aire mar y tierra… hay un tomorrow?, y no hablemos de la raza humana por favor.
A.M. : ¿Alguna Solución?
W: Dominio y control total, ya sea sobre los grandes grupos económicos y religiosos, y obviamente la población. Pero con inteligencia.
A.M. : ¿El anticristo?, ¿Orwell?
W: A ese huevón (Damian) se lo echaron hace cinco años, no tiene oportunidad, por lo menos en veinte años mas, si es que no lo vuelven a ubicar en New York. Ahora, el que se podría dar una vueltecita es Cristo mismo, dijo yo, agarraría a chuletas a varios. Sobre Orwell, que fome vivir en un mundo tan deprimente, habiendo tanto que conocer y conquistar.
A.M.: Ud. Dijo en un periódico que Osama Bin Laden era un títere del destino, ¿Que opina al respecto?
W: Es lo que se dice de la consecuencia de varios hechos y situaciones, ¿leyó a Bradbury?
A.M: ¿Ud. Y quienes van a poder ejercer ese “control total” sobre la sociedad y la Humanidad.?
W : Yo solo. Telepáticamente.
A.M.:Por favor señor Worror, estamos entre gente inteligente, acaso ud. cree que esa respuesta es de alguien cuerdo, mas parece la respuesta de un charlatán.
W: Mmmm, no sé,¿ digame ud.?
A.M. : Oh gran maestro Worror , he ofendido su sagrada presencia, merezco la muerte y…
W. :Ya, ya tranquila, no hable leseras.
A.M. :Ejem, disculpe, tuve un lapsus, ¿en que ibamos?. Oh ¿que opina del acontecer nacional?
W: Eliminar al 60 por ciento de las cúpulas, enviarlos a… digamos, ¿Alfa Centauri?.
A.M.: Ahora un ping-pong Sr. Worror. ¿Que Opina de Hitler?.
W: Degenerado apurón
A.M.: Stalin
W: ¿Quien?, que buena la propaganda soviética, ya se me olvido.
A.M.: Fidel Castro
W: Déjenlo tranquilo, esta listo para la foto.
A.M. :Pinochet
W : Se le pasaron algunos detalles de dos patas.
A.M. :Allende
W: Debería haber disparado hacia delante, no a su cabeza.
A.M. :Transición a la democracia.
W: Agarra aguirre
A.M.: Democracia
W: Yo no entiendo eso, soy absoluto.
A.M.: Star Wars
W: Ronald Reagan con espada láser y un mal guión
A.M. : Chile
W: Guerreros en abundancia, pero dormidos.
A.M.: Lavín
W: Pipiripao es lo que necesitas…
A.M.: Aborto
W: Yo soy un aborto. No le dije que vengo de otro plano.
A.M.: Ovnis
W: Enanos maricones, hay que estornudarles encima y se mueren al tiro.
A.M. :Medio Oriente
W: Dejenlo solo, solitos se van a auto eliminar, ahí entro yo luego.
A.M.: Petróleo
W: Uf, hay que quemarlo todo y se acabó la especulación, todos a patita unos 3 años y luego muchas soluciones.
A.M. : Familia
W: En el mundo de XEZESAL IV esta absolutamente prohibida, penada con la muerte, aquí, aun necesaria.
A.M: Mac Donals
W: Ya me encargue del payaso latero ese.
A.M.: Muerte
W: Eso me lo pregunta cuando entre en fase hombre, por ahora soy casi eterno.

Hasta aquí la entrevista, ya que fue cortada por la ex. Secretaría del interior. Nuestro nuevo líder EL Worror convocará a plebiscito para ver que es lo que mas se necesita mañana a las cinco de la tarde. Sus peticiones dejenlas en los buzones amarillos en la calle.