Watchmen: Hype. Indulgencia. Decepción

Y bueno, llegó el día del Apocalipsis. Asistimos a la avant premiere de Watchmen organizada por UIP y Rock&Pop. Mucha expectativa en el ambiente. Había personas que se dejaban ver con la novela gráfica. Otros señalaban, sin pudor, que no sabían nada y que el primer acercamiento a la obra de Moore sería con la película.

Jorge David, Dr. Zombie, era el anfitrión de la jornada. Se veía y escuchaba hiperventilado. Corría de un lugar a otro dando indicaciones. Volvía. Soltaba alguna frase enigmática. Se alejaba a dar más intrucciones. Mientras eso sucedía algunos mataban el tiempo comentando las viñetas simétricas del tomo quinto. Otros justificaban la existencia del inverosímil calamar-extraterrestre-mutante-telepático. Algunos protestaban por la escena final muy de villano pulp de segunda, argumentando que si en alguna historia hay que sobreexplicar las motivaciones, aquello implica que la historia simplemente no sirve. Por allá se discutía del Batman de Nolan, chamanismo y tótems. Por acá se lamentaban de no poder comprar el primer ejemplar de Superman. Algunos se sorprendían de la aparición (muy a destiempo) del soundtrack de Milenium… el nerdset en pleno. Jorge Baradit, muy inquieto mirando la enorme cantidad de personas que se había congregado, se preguntaba si tendría que hacer fila para entrar: La perspectiva de sentarse en una ubicación que no fuera el centro geométrico de la sala le resultaba, a todas luces, muy incómoda.

De improviso aparece Dr. Zombie, gruñe algo que nadie entiende y en el proceso desaparecen, entre otros, Miguel Angel Ferrada, Alejandro Lecaros y Francisca Solar. Para cuando nos percatamos que habían ingresado a la sala y decidimos seguirlos, el hiperkinético Zombie da la vuelta y nos lo impide. No nos queda otra que esperar…

…Y valió la pena. Para cuando pudimos ingresar a la sala, nos tenían reservados un par de asientos en el centro. Inmejorable ubicación. Varios minutos esperando que la sala se llenase, unas palabras introductorias del anfitrión… y comienza el show.

Paréntesis

Una aclaración antes de seguir: Me gustan los superhéroes pero no soy un asiduo lector de cómics. No conozco ni me interesa quién es tal o cual dibujante o guionista o entintador. Cuando me dicen Moore pienso en Demi Moore, Ley de Moore, Roger Moore y Michael Moore.  Por supuesto, ahora sé que existe Dios y se llama Alan Moore.

Leí Watchmen hace unos meses después de escuchar y leer excesivamente que la novela gráfica esto, que Alan Moore aquello, que la lista del New York Times, que el Top 100 del siglo, que la vuelta de tuerca en la historia de los superhéroes, que la mirada realista, que la ucronía ochentera, que oh my fucking god, god damn it y what the fuck… y bueno, la leí y ya. En general me gustó y eso. Pero en ningún caso sentí que el mundo se dislocara de su eje de rotación, que las sinapsis estallaran, o que mundo a partir de entonces tendría otra textura. Leí once capítulos y aún no pasaba nada. Y para cuando llegó el clímax, dadas todas las campañas virales y la constelación de blogs hablando maravillas del cómics, estaba esperando un plan tan gigantesco, colosal, astronómico, infinito y perfecto, que la explicación real me pareció en extremo pueril y pulp, al nivel de escritorzuelo émulo de Isaac Asimov, no de Alan Moore. Y bueno, lo que dicen de esto es que es un remate irónico, que la idea era burlarse de las comiquitas y blablaba.

No sé, la verdad es que pienso que el excesivo HYPE de esta obra es un poco como decir que un cuadrado negro sobre fondo blanco es la pintura definitiva, o considerar una exquisita obra de arte al hecho de envasar excremento en tarros de conserva y venderlo… pero también es posible que yo sea un ignorante insensible, que Watchmen sí es la novela definitiva y que este forzado comentario a contrapelo sea un inútil esfuerzo de mi parte por pasarme de listo…

La película

Recuerdo que desde hace unos años es más o menos común ver películas desprovistas de los créditos iniciales e ir directo a la acción. Después de todo y a menos que seas la madre de algun actor ¿a quién demonios le importa leer los créditos?

Watchmen posee créditos en el inicio. Y está lleno de información del contexto histórico. Ya muchos han dicho que esta secuencia de créditos es la mejor de todas las películas. Logro que no es dificil considerando que la mayoría son cero aporte.

Mis expectativas de las películas normalmente no son altas, considerando que son productos comerciales que no están destinados a gustarle mucho a pocos, sino poco a muchos (parafraseando a Baradit). No obstante eso, la película me agradó. Me entretuvo, Me divertí. A ratos me reía con los malos chistes.

Desde mi perspectiva la historia tiene pocas novedades con respecto al cómic. Y es que el riesgo era alto. Si el director optaba por hacer una interpretación libre de la obra, TODO EL MUNDO hubiera querido asesinarlo por semejante mutilación. Entonces lo que hizo fue transcribir el cómic a la pantalla, y ahora imagino que pronto TODO EL MUNDO lo querrá asesinar por no haber aportado “la visión del director” en la obra. Ok, hay un aporte, al final, que está bastante mejor hilvanado que el original.

¿Cuál fue la reacción que observé en el cine? Después del aplauso final en los créditos, los fans acérrimos no brillaban en la oscuridad como el Dr. Manhattan. Al indagar sus impresiones, se notaba el esfuerzo por justificar lo soporífero de las secuencias y el, a ratos, confuso argumento, siendo un claro ejercicio de INDULGENCIA. Por otro lado, las personas desapegadas al cómic no tardaron en expresar su DECEPCIÓN.

Entonces, pienso, la película va a tener éxito pero no será la película memorable, de culto, que muchos esperaban que fuera. Las personas a quienes no les interesa el cómic tendrán que verla un par de veces, googlear y leer la entrada en wikipedia para lograr entenderla.

Creo que la inminente lapidación al director es injusta. Pues tanto si hacía una “obra de autor director’s cut” como una transcripción literal, iba a recibir críticas. Palos porque bogas, palos porque no bogas. Pienso que la transcripción más o menos literal con el detalle original en el final constituye un trabajo digno.

Personalmente detesto las interpretaciones de los directores, y cuando digo esto, lo hago pensando en Kubrick y 2001: la película no se entiende con ese viaje espacial onírico, de secuencias interminables y  bebés de ojos gigantes. La película tiene un significado distinto para cada persona que vió sólo la película (y he escuchado varias), siendo que la novela es bastante clara al respecto.

Pero a gustos, colores.

23 comentarios sobre “Watchmen: Hype. Indulgencia. Decepción”

  1. Pues tanto si hacía una “obra de autor director’s cut” como una transcripción literal, iba a recibir críticas.

    Cosa que se habría ahorrado simplemente no haciendo la película.

    Excelente reseña. Super objetiva y manhattanesca, como siempre.

    1. Tuve que cometer el desatino de pedirle a la Fran Solar que se corriera un asiento para sentarme yo donde estaba ella: el damned centro geométrico de la sala.
      XD

      Gran reseña tino, de verdad muy buena. El titubeo y las vueltas que te das reflejan diestramente lo que de verdad sentimos ese día.

  2. Estoy viendo “Wathcmen the Motion Comic”, doce capítulos animados, dibujo, color y diálogos originales, la raja máxima. Soy más de video. Me gusta el comic, pero me salto los diálogos a veces y me quedo con las figuritas. Fracaso lector de mi inocente infancia cuando miraba los comic del Tío Rico.
    Cuando termine de ver el motion-comic (y tengo para rato) baj… iré a ver la película al cine, sólo por curiosidad.
    Saludos, matuastos!

  3. Concuerdo con Guayec, no se trata de palos porque bogas o no, se trata de palos sólo por subirte al bote, hasta la saciedad se ha dicho que lo que funciona en un soporte no necesariamente lo puede hacer en otro.

    Todo el mundo (bueno, el mundo que leyó Watchmen, que es el que me interesa para este caso) sabía que es una obra dificil de trasladar al cine, y que resulte bien (y por bien me refiero a mega espectacular como mínimo). De ahí que siempre me ha resultado problemático pensar al comic como un primo de la narración cinematográfica.

    Pensemos un poco en las adaptaciones del cine al comic, cuando las hay, sólo forman parte de la campaña de marketing de una película y una forma de estrujar un poco mas los bolsillos de los espectadores. ¿Se le ocurriría a alguien hacer una adaptación del Ciudadano Kane* al comic y esperar que tenga un efecto similar a la obra original en el público?

    *ejemplo obvio y falto de imaginación cinematográfica de mi parte, es lo que hay.

  4. Yo fui una entre la masa desapegada del cómic, y debo decir que la película se entiende perfecto (no como otras adptaciones a la que tienes que sumarle mucha info google después del cine para decir “aaahhh! Ya caché”), que los créditos es de lo mejor que he visto en mi vida, y que, lamentablemente, después de todo sí me aburrí un poco y la encontré muy larga. Cuando comento que podría haberse hecho una edición más exhaustiva (ya que yo solo veo la pelicula por lo que es, y no como un producto extrapolado de otro), los fans del cómic argumentan que tal o cual lata no podía sacarse, que todo es importante, bla bla. Al final, me quedé con la sensación de que es una película exclusivamente para fans, aun cuando ellos mismos queden con sentimientos encontrados, pues está hecha para dejar contentos a los quisquillosos y a los fieles que buscan todos los guiños en cada escena. Es entretenida, distinta, la vería otra vez, pero no me voló la cabeza, y yo juraba que así iba a ser…

    Muy buena columna, mi estimado. Congrats.

  5. Ejem, lo de las adaptaciones no me molesta, el 93,33333% de las películas que se consumen son adaptaciones de algo. Por lo mismo cuando voy al cine me olvido de que leí el libro o vi “la original” o escuché el radioteatro o vi la serie de los 70. Mañana voy a ver Watchmen, pese a que leí como 15 veces el comic.

      1. No había leído esto, respondiendo a la pregunta de @rmundaca :

        Nada, sólo significa que casi todo lo que ves en el cine es una adaptación de algo (libro, cómic, teatro, radioteatro). Eso ES así, ¿por qué?, no tengo idea, pero no me molesta.

  6. Gracias por la honestidad de la reseña. Que el autor admita la posibilidad de tratar de pasarse de listo con ella lo hace más cercano al lector ignorante (que todavía confunde la obra de Miller con la de Moore, por ejemplo).
    Ahora sólo me falta esperar que Amazon se apure, para recibir el comic y tener la experiencia original.
    (by the way, Malèvich también tiene pinturas con círculos negros sobre fondos blancos y a veces incluso agrega colores….)

  7. Acabo de ver la película. Me gustó mucho y quiero dejar clara la razón:

    SOLO leí el principio del comic. Los primeros dos o tres “capítulos”. Con eso me armé una base de conocimiento para no estar perdido y poder sorprenderme con lo que sucedía desde la mitad de la peli (no fue intencional la estrategia, en todo caso :))

    Truco? Puede ser, pero me entretuve mucho. Pasaron rápido las casi tres horas.

    Ahora voy a leer el comic completo 🙂

  8. Pobre Zack Snyder, fue un buen intento, de verdad que fue bueno como intento. A excepción del exceso de la famosa camarita lenta, y de detenerse demasiado tiempo en escenas planeadas para verse “cool” y lo único que hacen es quitarle seriedad a la obra, la película está bien dirigida. Incluso, puedo decir que no es mala. El fallo está en, simplemente, que el formato no aguanta la historia, o mejor dicho, la estructura en la que está construida la novela gráfica. Nada más. Quizas, hubiese sido mejor una serie de televisión (similar a lo que pretende hacer GRM con SoIF) que permita desarrollar la biografía de cada personaje, arcos argumentales, y la exploración de sentimientos implicitos en la historia (los créditos del comienzo son un exito captando la melancolía que Moore imprime al tema de los super héroes como cosa del pasado). Además, un acierto para el formato es la elección de la música en la escena del asesinato del Comediante (Nat king Cole, “unforgettable”) y, nuevamente, los créditos iniciales (Bob Dylan, “The Times They Are a-Changin'”). So, yo diría, que los fundamentalistas de la obra de Moore deberían abstenerse de ver la peli para no pasar un mal rato viendo un engendro que tiene patas y cabeza, pero no donde debería.

  9. No había leido ni el comic ni visto nada de Watchmen. De hecho era un absoluto ignorante al respecto. Y debo decir que la pelicula me encanto. Que es la primera pelicula de superheroes que me gusta (x-men me apestó, los supermans y batmans los encuentro tan insufriblemente estereotípicos que ni siquiera los veo). Es decir, en realidad, me desagrada el género de superheroes, y que me haya gustado, que de veras me gusto esta, creo que es notable.
    Sobretodo aprecie el contexto parahistórico, la ambiguedad moral de esos superheroes y de la sociedad en general, la ausencia de mezquindad argumental (se destruyen ciudades, se viaja a Marte, etc) y un exquisito gustillo a retroficción.
    Que un superheroe mate a una adolescente a la que acaba de dejar embarazada es malo, pero mas malas son las peliculas de superheroes que insisten en hacernos creer que eso nunca pasaría.
    Así que supongo que leere el comic… ufff…

    1. Moraleja, ve primero la película.
      Lo que pasa es que si comes un biscocho por primera vez en tu vida seguramente lo vas a encontrar el descueve, pero si primero te comiste la torta de tres leches hecha con biscocho…mmmm, es más dificil encontrarlo muy bueno.

      1. Pucha que me costo descifrar tu analogía… era como la de Bilbo en su cumpleaños! Pero debo aclarar que el tema es que la respuesta sería que a mi no me gustan las tortas de leche, de base. 😉

        Lo que si me gustan son los contextos parahistoricos… asi que no puedo dejar de paladear cierta empanada criolla que esta de moda.

  10. Buena reseña, tocayo.

    A mí me gustó la película y no se me hizo larga (la vi con mis hijos, mellizos de 15 años recién cumplidos, y también les gustó; en general, no nos perdemos estreno cuando se trata de aventuras, ciencia ficción o super héroes). Y es obvio, a estas alturas, que discrepo en que es necesario leer antes el comic, googlear buscando información o verla dos veces para entenderla. No, el relato es claro y fluye bien. Que tenga significados distintos para cada espectador, bueno, eso no sólo es esperable, sino también deseable.

    Sí estoy muy de acuerdo en que la conversación en torno a la película (y posiblemente también sobre el comic) muestra claros indicios de sobrevaloración. Nada es definitivo en este mundo y no hay expresión más manoseada –y por lo tanto vacía de significado, a estas alturas- que “un antes y un después”. Cuando caigo en esas lluvias de superlativos pienso, por ejemplo, en un ensayo de Umberto Eco sobre el comic y el cine, que leí hace harto tiempo: se me quedó grabado que muchos hallazgos en la perspectiva y en el uso de la elipsis en el relato gráfico fueron apropiados después por el cine. Es decir que, al menos en las décadas de los cuarenta y los cincuenta, si no recuerdo mal, el comic era la vanguardia y el cine iba detrás, aprovechando lo que otros descubrían. Así que la relación entre el comic y el cine va harto más allá de la fiebre de adaptaciones que hemos vivido en la última década y me parece muy interesante incorporar esa perspectiva cuando se quiere comparar ambos géneros.

    Particularmente hype me parece la inclusión de Watchmen en la lista de las mejores novelas del siglo XX de la revista Time. Mi hipótesis más benigna es que se trató del capricho –o del exceso de entusiasmo, que contagió a otros- de algún fanático convencido de que había visto la luz al leer este comic. A mí el género me encanta, aunque no estoy muy al día. De hecho, creo que El incal negro es lo mejor, a mucha distancia, de todo lo que ha hecho Alejandro Jodorowsky (acompañado allí por el genial Moebius) entre comic, cine, novela, ensayo, autoayuda, tarot, etc. Creo que Carlos Trillo y Horacio Altuna crearon novelas gráficas de impresionante calidad y actualidad (y sí, con ellos no me da miedo el superlativo). Enki Bilal es buenísimo. Robert Crumb merece lectura y relectura. Katsuhiro Otomo y su Akira (más de dos mil páginas, también con una digna versión cinematográfica) tiene una visión espeluznante del futuro. En fin, por una parte, Watchmen tiene que competir en un universo muy poblado, donde hay muchas obras maestras; y, por otra, el comic –o, bueno ya, la novela gráfica- tiene los suficientes recursos propios como para no necesitar ir a disputarle el espacio a las novelas sin monitos.

        1. Obvio. Por eso digo que si se va a entrar a comparar cosas, se haga bien. Watchmen y Tintín son cómics, sí, pero Matrix y Con ánimo de amar son películas, ¿so?

  11. Vi la película, la funcion de las 22.30, un dia jueves, y curiosamente no me quedé dormida 🙂
    Quedé conforme con la peli, es decir, valieron los $2.000 de la entrada.
    Personalmente no leo comics, y sobre la historia de watchmen, conocía solo lo que se habia publicado en le wikend del mercurio, con una perspectiva muy general. Entendí la historia y las casi 3 horas, también se me pasaron volando.
    En resumen, si alguien me pide que le recomiende una pelicula para ir a ver al cine: “Watchmen”

Los comentarios están cerrados.