Confesiones de un semidiós agobiado

¿Que por qué temo al compromiso y la responsabilidad, dices? Nena, ¿cómo quieres que te cuente eso? Que es una cosa tan íntima como el perfume que usa uno, el recuerdo de su primer amor o la marca de esa crema depilatoria que le deja las piernas tersas como el culito de un bebé recién salido de su baño de la mañana. Y esas son cosas muy íntimas, no sé si me quieres entender…

Oh, está bien: ya que siempre te empeñas en tratar de sonsacarme por qué tengo tanto miedito al asunto de la paternidad esa, te lo explicaré ahora que estás tan rica, dormidita con Continúa leyendo Confesiones de un semidiós agobiado

La imaginación del desastre

Carlos Pérez Soto (profesor de estado en física, epistemólogo, marxista, hegelista), cuenta que los psicólogos del FBI plasmaban sus temores en las películas de Hollywood, en las de moda, que revientan las taquillas y hacen estremecer a los espectadores. Si les daba por los desastres naturales como la “gran amenaza” que se avecinaba, entonces Twister, Volcano, Armageddon. Y hace un par de décadas el horror olía a vodka. Y antes a cerveza y enormes embutidos, todo según el miedo que tenga Estados Unidos: algo así como el Zeitgeist de la amenaza. Continúa leyendo La imaginación del desastre

Las luces, se acercan

Sintió que la gente de las luces venía por él.

Sus rayos aún no tocaban la casa, pero el hedor de sus mortíferas extensiones irritaba sus fosas nasales. No temía por sí mismo, si no que por sus niños. Por nada del mundo se los arrebatarían. Tantos riesgos que había tomado para que estuviesen junto a él, y ahora esos engendros vendrían con sus ojos iluminadores a arrancarlos de sus brazos. Sin embargo, no podía hacer nada para evitarlo. Ellos eran superiores tanto en número como en fuerza. Optó por subir a la habitación donde los pequeños dormían, ausentes del peligro inminente. Continúa leyendo Las luces, se acercan

Música Marciana: Las advertencias como música

1. Puede muy bien ser que Álvaro Bisama (1975) mezcle peras con manzanas, y que esto no sea agradable de leer. También puede ser que esa sea su gracia: unir peras con manzanas por medio de injertos genéticos practicados por un científico loco, y que cuente la historia, que esa historia sea el texto que escribe –o un apartado mínimo, que se une como una cadena imposible a otros tantos eslabones también imposibles.

2. Suele ocurrir que aquello más molesto sea lo que para otros resulte de la máxima estima. Como por ejemplo que durante Allende este país fuese Continúa leyendo Música Marciana: Las advertencias como música

Watchmen: Hype. Indulgencia. Decepción

Y bueno, llegó el día del Apocalipsis. Asistimos a la avant premiere de Watchmen organizada por UIP y Rock&Pop. Mucha expectativa en el ambiente. Había personas que se dejaban ver con la novela gráfica. Otros señalaban, sin pudor, que no sabían nada y que el primer acercamiento a la obra de Moore sería con la película.

Jorge David, Dr. Zombie, era el anfitrión de la jornada. Se veía y escuchaba hiperventilado. Corría de un lugar a otro dando indicaciones. Volvía. Soltaba alguna frase enigmática. Se alejaba a dar más intrucciones. Mientras eso sucedía Continúa leyendo Watchmen: Hype. Indulgencia. Decepción

Gödel, Escher, Bach: Un Eterno y Grácil Bucle

Estimado lector, qué cree Ud. que tienen en común las siguientes personalidades: Kurt Gödel, el más grande lógico del siglo XX, quien revolucionó al mundo de las matemáticas con un perturbador teorema; Maurits Cornelis Escher, un artista gráfico holandés que era capaz de plasmar en una hoja de papel enigmáticas paradojas y Johann Sebastián Bach, el gran compositor barroco que, entre muchas otras obras, creó las embriagantes fugas para órgano. A primera vista es difícil imaginar algún ente integrador. Se trata sólo de tres destacados personajes, que brillaron en disciplinas tan disímiles como las Continúa leyendo Gödel, Escher, Bach: Un Eterno y Grácil Bucle

Murió Serrano

Rodrigo Mundaca debe ser algo así como la peor persona del mundo para comunicar malas noticias. Su email, que me dice en el subject todo lo que me interesa saber, me deja un largo rato mirando la línea sin terminar de absorber su significado. “Murió Serrano”. Pienso que siempre he detestado esos esnobismos totalitarios de no especificar nombres completos, como el de la gente de izquierda que habla de “Miguel” con el aire de que sólo ha habido, hay y habrá un único Miguel (Enríquez en su caso) que debiera importarle a todo el universo conocido y por conocer; o el de los melómanos que Continúa leyendo Murió Serrano