¿Qué aportan los observatorios astronómicos al país?

Un mito que circula a veces es que los observatorios astronómicos sólo sirven a países extranjeros que envían a su gente a llevarse datos que no comparten con las universidades chilenas. Por tanto, se pregunta la gente, ¿de qué le sirve a Chile prestar su territorio y apoyar la instalación de estos proyectos? Quiero responder a esto precisamente desde mi perspectiva de científico chileno.

El primer obvio beneficio es tener acceso a usar instrumentos científicos que constituyen el estado del arte en la materia, pero lo increible es que lo hacemos sin pagar dinero y teniendo más cantidad de tiempo disponible que cualquier otro país en el mundo. Cuando pensamos que una noche de observación cuesta alrededor de 50 mil dólares podemos darnos cuenta de lo extraordinario que es esto. He podido hablar con científicos de USA y Europa que encuentran increíble que un solo país (Chile) pueda usar el 10% del tiempo de observación en Cerro Paranal, mientras que el resto del mundo debe luchar por el 90% restante. Pongamos esto en términos de dinero: Cuando Gran Bretaña ingresó como país miembro a ESO (la organizacion que administra Paranal) le costó 55 mil millones de pesos (unos 90 millones USD) . Cada año, Gran Bretaña debe pagar 11 mil millones de pesos (casi 18 millones USD) para mantener su acceso a tiempo de observación. Para Chile esto es gratis. Y esto es sólo para ESO, que administra Paranal y La Silla. Sumemos Cerro Tololo, Cerro Pachón, Las Campanas, próximamente LSST, ALMA, Vista, posiblemente ELT, TMT, etc. y vemos que estamos hablando de aportes económicos muy fuertes. Por otro lado, cada consorcio astronómico presente en Chile aporta además una gran cantidad de dinero (por ejemplo para ESO es alrededor de 250 millones de pesos por año, aprox. 400 mil USD) para el desarrollo de la astronomía chilena.

Gracias a este enorme acceso a tiempo de observación y a los recursos económicos que los observatorios inyectan a Chile, nuestro país puede hacer alianzas científicas invaluables. Los socios chilenos son muchas veces los más atractivos en todo el mundo para ciertos programas de investigación, lo que empuja rápidamente el desarrollo de la ciencia chilena, por medio de transferencias tecnológicas y de conocimiento difíciles de avaluar.

¿Qué hacen los observatorios con los datos? Los datos no son de los observatorios sino que durante un año son de acceso exclusivo para quien los haya tomado. Ese 10% de tiempo chileno significa que 10% de los datos tomados en los observatorios están sólo disponibles para científicos chilenos cada año. Pasado ese tiempo, todos los datos quedan disponibles para cualquier persona que los quiera usar, pues son puestos en el dominio público y se pueden descargar desde sitios web.

Finalmente, aunque no lo menos importante, la presencia de observatprios como Paranal en la II Región crea un nicho turístico que si se explotara de manera inteligente permitiría crear muchos empleos e inyectar nuevos recursos a la región. Prueba de ello la tenemos en el éxito del astroturismo en la IV Región, sin que allá puedan proclamar que poseen los mejores cielos del mundo, título que posee la segunda región.

Un comentario en “¿Qué aportan los observatorios astronómicos al país?”

  1. Queda claro que, monetariamente, el uso de ese porcentaje de tiempo de observación es un “ahorro” o “inversión” muy buena para el mundo científico nacional (o para nuestras arcas fiscales, como dicen en las noticias).

    Lo del astroturismo es clarísimo y súper válido.

    Ahora, mi pregunta, y tomando el mismo título de esta nota, sería: ¿Qué aportan los astrónomos nacionales al país, con el uso del tiempo de obsevacion de que disponen?

    Saludos

Los comentarios están cerrados.