¿Dónde está mi marciano favorito?

Omar Vega, colaborador de TauZero, acaba de publicar un artículo en el afamado ezine “Strange Horizons”. Se trata de la versión en inglés de “¿Dónde está mi marciano favorito?”, artículo que se publicó inicialmente para el ezine de divulgación astronómica Argo Navis, y cuya idea se usó para una divertida conferencia en la Biblioteca de Santiago, en el marco de Octubre Fantástico (2007).

“Strange Horizons” es uno de los e-zines profesionales más prestigiosos de Estados Unidos. En sus filas cuenta con escritores de renombre, muchos de ellos nominados a premios como el Hugo y Nébula.

Omar dejó hace un tiempo la narrativa y se ha centrado en los artículos y ensayos, siendo es su primer paso para publicar en e-zines profesionales anglosajones. Es de esperar que no sea el único ni el último en seguir ese camino, considerando que la norma de los ezines y autores hispanoparlantes es tender a mirarnos mirarse el ombligo. Ejemplos hay muchos, comenzando por casa 🙂.

¿Dónde está el marciano? ¡Pues en Strange Horizons!

El texto en castellano, a continuación:

¿Dónde está mi marciano favorito?

por Omar Vega

Hubo un tiempo en que el sistema solar estuvo lleno de vida. Marte era un planeta desierto cubierto de tormentas, cruzado de continuo por reptiles ovíparos inteligentes cabalgando en lagartijas del tamaño de un tractor. Venus era un pantano de agua hirviente cubierto por junglas espesas, por entre las cuales volaban pterodáctilos grises con puntitos verdes. Los venusianos tenían piel metálica, cabezas redondeadas y miradas infantiles, coronados con pequeñas antenas para transmitir código Morse, que zumbaban al generar arcos eléctricos.

El hombre siempre puso sus fantasías en el cielo. De más está decir que Marte fue el dios de la guerra y que Venus su amante, la sensual diosa del amor. Las constelaciones estaban plagadas de seres importantes para las culturas del mundo. Eran pizarras donde polinesios, nazcas y griegos escribían tortugas, arañas o ese toro estelar llamado Tauro. Que decir del mito maya del conejo de la Luna, quien quedara estampado en ella, cabeza abajo, de un golpazo que se le diera como castigo a su crueldad, y que el lector todavía puede observar durante el plenilunio. Otros lectores más piadosos en vez de un conejo quizás vean la Virgen y el Niño en esa misma sombra lunar. Lo que importa es que el hombre ha puesto en el cielo su imaginación y fantasía, poblándolo de dioses y portentos.

La idea que Marte y Venus estaban plenas de vida fue común entre los científicos de todo el mundo hasta mediados del siglo XX. Los cambios de coloración estaciónales que se observaban en esos planetas se atribuían a cambios equivalentes en la vegetación de los mismos. Y no solo estamos hablando ideas que aparecían en novelas de ciencia ficción como “Una Princesa de Marte” de Edgar Rice Burroughs o la serie “Lucky Starr” de Isaac Asimov, sino que de especulaciones de astrónomos profesionales.

A fines del siglo XIX, el astrónomo francés Camille Flammarion escribió el libro “Los Mundos Imaginarios” donde especula sobre el tipo de vida que existiría en los planetas y que tuvo una gran influencia en las mentes de su tiempo. Un contemporáneo suyo, Percival Lowell, pensó que Marte estaba cubierto de canales artificiales construidos por una laboriosa raza que se negaba a perecer con el cambio climático que secaba al planeta.

Las altas temperaturas y presiones de Venus, comprobadas con las primeras misiones a ese planeta desde Venera I en 1961, demostraron que era un mundo estéril, pero todos creían que Marte si podía vida. Sin embargo, después del aterrizaje de la misión Viking I a Marte, el 20 de julio de 1976, el mundo quedó desilusionado al ver que era un planeta estéril. Todos los experimentos que se llevaron a bordo a cabo fueron negativos.

Hoy se sabe que Marte tiene agua y los científicos no pierden la esperanza de encontrar en Marte al menos formas virales. Quizás les resulta difícil olvidar que los cielos estuvieron otrora llenos de vida.

Cabe preguntarse: ¿Dónde se escondieron los marcianos?[x]

8 thoughts on “¿Dónde está mi marciano favorito?”

  1. Muchas gracias. Espero seguir publicando en ese lugar y, de paso, darles a conocer un poco a los gringos que está pasando en este rincón del mundo.

    Saludos.

  2. Un buen artículos Omar. Mis parabienes 😀
    Es sabido que toda la información sobre Marte y las misiones que se han enviado, esta a cargo de Estado Unidos y bien sabemos que esos ñatos son como hacha para mentir. Se nos informa lo que quieren que sepamos y cuando. Es como cuando alguien pone una bomba en Irak, altiro dicen que fue Al-Qaeda y etc etc.. etc.
    Si desean actualizar sus conocimiento de Marte y saber desde cuando hay agua en ella y posiblemente vida celular, etc, dirigan sus ojos a http://www.enterprisemission.com

    Entre otros, publica Richar Hoagland, un periodista que trabajó como asesor científico en la Nasa. Hay una enorme cantidad de artículos científicos en la que demuestra de que muchos años antes del tongo de la Nasa, en Marte hay agua. Además hay artículos sobre Cydonia y otros lugares.
    En una de esas, antes del cambio oficial de Presidente en USA, se informe que se encontró vida celular en Marte y todos felices. Pero aquí lo escuchaste primero jajaja 😀

    Saludos 🙂

  3. Maev:

    Agradezco tus comentarios. El artículo deja abierta al lector la posibilidad de creer o no en la vida en Marte o en otras partes del sistema solar. Algunas personas están convencidas de que la vida existe, y aducen pruebas como los restos presuntamente orgánicos encontrados en asteroides en la Antártida. Cuando le escribí a Ben Bova hace un tiempo atrás, y en la propia entrevista que le hice, el contó que creía que la vida sería encontrada muy pronto en el Sistema Solar.

    Personalmente, no creo que la NASA esté ocultando nada, pues pienso que ellos son los más interesados en encontrar vida. Si lo hubieran hecho, les llovería la plata para nuevas misiones, mientras que ahora les fuerzan a apretarse el cinturón.

    Por mi parte, yo creo que el resto del Sistema Solar es esteril, aún cuando todavía abrigo una pequeña esperanza de encontrar algo en mundos congelados y acuáticos como Titán. Pero no mucha a decir verdad.

    Saludos,

    Omar Vega

  4. En eso tienes razon Omar, en el sentido de que ganaría la Nasa mintiendo, sobre todo si necesita fondos para sus proyectos, pero, ya que a mi me gusta verle las cinco patas al gato ;D, podría pensar y pensamos con mi prima Arien (futura escritora 😀 ), que los mismos que los financian podrían ser el filtro de que puede o no puede informar la Nasa… y asi sucesivamente . Bueno… estos temas son para un largo debate, pero mientras tantos seguimos pensando en lo hermoso que es el Universo.

    Saludos Omar ;D

  5. Maev:

    Saludos. Mantente en contacto, que en una de esas ampliamos el artículo. En esa eventualidad me gustaría escuchar tu opinión.

    Saludos

Los comentarios están cerrados.