47º 9´S 126º 43´O: La Saga de Cthulhu

Nunca me había dado el tiempo para leer a H.P. Lovecraft. Siempre lo había visto como algo críptico, muy de elites intelectuales, de literatura forzada, de esas que arman sus mundos propios que solo los entienden quienes las estudian como una religión. No la veía como literatura pensada para que cualquier mortal abriera un libro y pasara un gran momento (o uno malo, como quieran verlo).

Eso, hasta estas Fiestas Patrias. Después de bailar hasta las cinco de la mañana en la Yein Fonda, y dormir unas pocas horas reglamentarias, mi mano se acercó a la pila de pendientes y tomó “La Saga de Cthulhu”, editado por La Factoría de Ideas. Algo raro pasó, pues la historia fluyó como no esperaba, las palabras y las oscuridades entraban y se quedaban, fue un goce increíble.

Es extremadamente raro leer “La llamada de Cthulhu”, la única historia firmada por H.P. Lovecraft en el libro, mientras tu cabeza ve a Tommy Rey. Pero, debo confesar que es exactamente eso lo que me pasó. Imaginar a los marineros subiendo las escalas en R´lyeh mientras algunas neuronas (muchas) tararean “a Tite lo entierran hoy” no creo que sea algo que los puristas de Lovecraft aprueben. Pero en mi caso, funcionó. El terror cosmológico, el misterio inconcluso, las vueltas y vueltas que te llevan por callejones sin salida hacia lo oscuro ingresaron y cumplieron su objetivo. Me inquietaron.

Es muy interesante como los mundos de H.P. Lovecraft, por lo que fui entendiendo, nutren a otros autores quienes siempre buscan seguir enriqueciéndolos. Este criterio me parece eminentemente academicista y, como decía al principio, puede tender a apartar (por prejuicio) a las “masas lectoras”. Sin embargo, las obras son las que mandan e historias como la de Cthulhu van siempre a atraer a legos.

“La Saga de Cthulhu” une relatos sobre el mito de Cthulhu de una manera poderosa. El libro es un excelente punto de partida. Lo digo con conocimiento de causa, pues después de leer estas historias voy definitivamente a buscar más de H.P Lovecraft. También confieso que busqué en Google Earth “47º 9´S 126º 43´O”.

R´lyeh es más que una idea.

Y voy a ver como funciona sin cumbias en el subconsciente.

La Saga de Cthulhu.
Relatos basados en los mundos de H.P. Lovecraft.
Editado por Robert M. Prince, Traducción de Domingo Santos
Editorial La Factoría de Ideas, 2006.

12 thoughts on “47º 9´S 126º 43´O: La Saga de Cthulhu”

  1. El mundo de Lovercraft es tremendo, aprendí a amarlo tarde, debo confesar. Cuando niño, me dio ataque anticlichés, ya que todos lo leía.

    Llegué a entender algo más, ya de viejo… nada que hacer, soy un tipo de aprendizaje lento.

  2. Yo, papá Taliban, adoro a Lovecraft. Es más grande después de Poe.
    Claro que no cometería la rotería de meter a un autor de terror cósmico, como Lovecraft, en la CF :).

    Lo mejor de él, su poesía “La creación de los ancestros de Barak Obama…” (quien entienda el chiste, pa callao please)

  3. Sobre Lovercraft hay mucho que decir, pero sinceramente creo que su universo es más grande que sus cuentos o novelas breves. No era un cuentacuentos, con él hay otros que mencionar como Clark Ashton Smith que también son dignos de mencionar.

  4. A proposito… y se que esto es 0 aporte, pero…

    Tengo el juego de tablero “El Horror de Arkham” con las extensiones “El Rey Amarillo” y “El Faraon Oscuro”. Y bueno… quizas podriamos organizar una partida… es un juego muy entretenido y muy ambientado en el universo lovercraftiano.

  5. Creo que es aún mas ” extremandamente raro” que alguien recuerde a Tommy Rey mientras lee “La llamada de Cthulhu” jejejeje.

  6. En Factoría de Ideas no sólo está la Saga de Cthulhu, sino tambien.el ciclo de Dunwich, el del Necronomicón, el de Azatoth y varios mas relacionados con el universo de HPL. En todo caso, Robert M Price, que por si no se ha dicho en sus ratos libres es un pastor protestante, se las trae. Su criterio de considerar a El Conde Magnus, de MR James como un precursor de Cthulhu y El Gran Dios Pan de Machen como un antecesor del Dunwich lovecraftiano puede parecer bizarro pero está muy bien fundamentado,. Y su propio texto de teología apócrifa sobre el Necronomicón habría, creo yo, hecho sonreir al mismo Borges.

  7. No se les olvide Randolph Carter, que igual hace harto en las historias de Lovecraft.
    Puta q es la raja, sin Poe y Lovecraft hoy en dia no seria nada.
    (osea podria ser menos nada q ahora).

  8. Lovecraft, el profeta, el incomprendido, el misántropo, el tímido, el erúdito.

    Muchos términos para este mítico autor, tan poco aprsiado por ciertas esferas. de esto, creo que los principales culpables, son precisamente sus fanáticos.

    Stuart Gordon, responsable de llevar al cine varios relatos del joven alto de Providence, ha hecho flaco favor al adaptarlo.

    Su película más celebre , Re-Animator (1985), es un desfíle de sangre y tripas, no tan alejado del espíritu del relato en que se basa ,”Herbert West Re-animador”, al cual el mismisimo Howard describía como HORRIBLE.
    Ahora, las otras adaptaciones, si que se alejan, muchas veces de forma muy innecesaria, de los cuentos originales.
    From Beyond, Dreams in the Witch-House ,Castle Freak( adaptación de “The Outsider”, que para muchos de nosotros, es una especie de autobiografía), y la mejor lograda en cuanto a cine Dagon, que lleva al celuloide a “La sombra sobre Innsmouth”, cambiando de lugar, agregando personajes, e incertando tópicos de la secuela que hizo August Derleth del relato. Es este último el que deformo los mitos de Chtulhu, agregando sus Dioses “buenos”, dandole la caracteristica de “malos” a los creados por Lovecraft, difuminando la intención de este, de reflejar la poca importancia de nuetra civilización y su moralidad. Como dijo el gran señor Sergio Meier, “Los humanos son plastados por casualidad por los dioses primigenios”
    Otra cosa, es la influencia que a tenido en la musica metal, donde es tomada la mitologia, como profética, demoniaca, desvirtuando la escencia de los cuentos de Lovecraft, Inspirados en teórias científicas, la insignificancia de nuestra raza humana en el universo y el tiempo.

    Howard Phillips Lovecraft es mucho más que monstruos e historias macabras, era un filosofo de la ciencia, que no tuvo espacio para difundir su trabajo.

Los comentarios están cerrados.