Geminoid

ishigurobot.jpg

Geminoid es un robot a control remoto diseñado para ser el doppelganger del profesor Hiroshi Ishiguro, de la Universidad de Osaka University e invetsigador en la ATR Intelligent Robotics and Communication Laboratories.

De acuerdo al porfesor Ishiguro, más que un acto de narcisismo, el propósito tras la creación de Geminoid es explorar el concepto de tele-existencia —descubrir lo requerido para copiar la “presencia” de un humano para que exista en dos lugares al mismo tiempo. “Me pregunto si es posible separar el ser interior del exterior, para así crear una distancia entre el cuerpo y el alma”, dijo Ishiguro.

Esa onda.

11 comentarios en “Geminoid”

  1. Que punga… El Geminoid se parece al maniquí de Terminator cuando se operaba el ojo frente al espejo.
    Habría sido más práctico invertir en un holograma autosustentado en campos de fuerza variables (basados en la teoría de los rayos esfera). Así podría estar en cualquier lugar del planeta sin maniquís flaites.

  2. Y de esta forma, 20 años de investigaciones del Dr. Ishiguro, se van a la cresta gracias a Guajars… jejeje.

  3. O sea, 20 años para hacer un maniquí a su imagen y semejanza… ¿y dice que no es narcisismo?
    Mejor veámoslo en acción: http://www.youtube.com/watch?v=RksP_gAqSh0
    Charáaaan…
    Fuera de broma, para una persona que está postrada en su casa, alguien que está verdaderamente imposibilitado de moverse… un Geminoide podría ser la solución perfecta para participar del mundo.
    Con un buen acceso de datos en tiempo real (quizá en el espectro de 700 mhz), un casco que permita ver y oír lo mismo que el robot a la vez que enviar audio y comandos para controlarlo, y más importante aún, un autómata que sea más independiente, con una IA que pueda solucionar problemas de interacción con el entorno, pues… el inválido puede visitar a sus amigos e ir al trabajo, permaneciendo en su hogar. Podría acceder a un geminoide de la empresa o del lugar al que deba asistir, sin tener que viajar.
    Una persona común y corriente podría hacer muchas cosas, entre ellas acceder a zonas de riesgo, desde una distancia segura, o quizá conocer lugares del mundo a los que no podría acceder salvo por la “tele-existencia”. “Tele-turismo”. Choooori.
    La idea es interesante y da para elucubrar un futuro plagado de autómatas que son comandados por personas muy obesas que no pueden salir de sus hogares, que hacen su trabajo, pasean al perro, salen de compras, van a fiestas… usando su avatar geminoide enchulado a su imagen y semejanza. Y si la tecnología de interacción somática llega a ser realidad, no hay límite para las perversiones que se me vienen a la mente.
    Pero eso no quita que el prototipo de Geminoide me recuerde a Terminator 1.

  4. el viejo sueño: violar a una mujer sintiendo lo que ella siente en tiempo real.
    Violar a una geminoid y despues matarla por asfixia.

    mmm…”Strange Days” meets “Brainstorm”.

  5. Todo eso ya es posible en Second Life. Aunque aun nos falta los estimulos sensoriales que vayan más allá de lo visual.

  6. Yo no me había dado cuenta de la cantidad de tiempo que tenía para perder en Second Life hasta que dejé que a mi avatar se lo culiara un unicornio.

    Si eso no es posmodernismo, ¡no se qué podrá serlo!

  7. Me pregunto, ¿Habrá alguna vez Hiroshi Ishiguro leido “Los Titeres” de Hugo Correa?.

    Es demasiado parecido el concepto que quiere plasmar este japones, como para no pensarlo.

    Cualquier iniciativa tecnológica es loable, pero dependerá el uso que se le de a estos nuevos recursos.

Los comentarios están cerrados.