Trinidad, por Jorge Baradit (fragmento)

El mito más difundido entre los coders era el de la IA del “Escándalo Fachel” convertida en una virgen en la net. Una madonna digital santificando el nuevo espacio abierto por las máquinas. Sin embargo, ahí estaba, un andrajo cubierto de barro, hedionda a orines y casi incapaz de moverse.
-Necesito información, Angélica- murmuró casi con ternura –Creo que eres la única que sabe todo lo que pasa.
-No se qué está pasando –lloraba desconsoladamente –hace años que me arrastro y pido ayuda pero nadie viene, Algo quiere salir a través mío. Tengo miedo. Sácame de aquí ¡Hay ruidos y alguien me amenaza!..
Magdalena levantó la mano y le enterró su cuchillo-coder en la frente, le pidió excusas y comenzó a extraerle su memoria.

>Search word?

>Médula espinal + proyecto ENKELI

Angélica comenzó a tomar coloración amarillenta y a respirar cada vez más pausadamente. Magdalena le pedía perdón en voz baja.

>Notas preliminares de Gerhardt Fachel / summit

>En nuestra investigación sobre Inteligencia Artificial, descubrimos que efectivamente el cerebro humano es el hardware de cierto tipo de software de origen desconocido.
El punto es, cómo se instala este software en nuestra estructura neuronal.

>Pudimos establecer que el cerebro humano es una serie de cielos concéntricos que giran en sentidos opuestos, forzando al espacio a abrir un vacío en el centro, un ojo de huracán muy particular. La vidente de nuestro teamwork lo describió como una boca llena de dientes que blasfema en el centro de cada mente humana. En su interior vió girando a tremenda velocidad a un escarabajo. Dice ser el Sol Negro, el extremo de un wormhole.

>Cada ser humano tiene el extremo de un wormhole en el centro de su cerebro.

>Conseguimos bloquear el giro del Sol Negro en un sujeto de prueba. Nació de ocho meses y en completo estado catatónico. El poeta del equipo lo denominó “cáscara vacía”, su definción arrojó muchas luces a nuestra investigación.

>TESIS: El cerebro es una máquina que abre un wormhole para hacer download de software.

>¿Qué son los wormholes? ¿Una terminal de fibra óptica para bajar un alma al cuerpo? ¿El cordón umbilical de un astronauta? ¿Las carreteras de la transmigración?

>Creemos que los seres humanos son un ambiente aislado autosustentable fabricado para alojar algo que viene a conocer este universo. No sabemos qué o quién vive detrás de cada uno de nosotros.

>Si un alma baja por el wormhole ¿Podríamos fabricar una máquina que generara un wormhole similar y bajar almas también? Ya tenemos transcomunicación, ahora ¿podríamos generar tráfico seguro con el más allá?

Magdalena miraba morir a Angélica en sus brazos mientras “entendía” la información que le estaba siendo traspasada. Su sorpresa era inmensa. Afuera, la batalla continuaba con réplicas que morían una y otra vez, reproduciendo en loop los hechos del 4 de marzo de 1916 en las trincheras alemanas.

>Presentamos nuestros descubrimientos directamente al Ministerio del Interior. Luego de una auditoría sorpresa a nuestras instalaciones, donde murieron dos de nuestros colaboradores, el Gobierno tomó el control de la investigación y pasamos a ser personal clasificado. No podemos salir del país ni entrar en contacto con nadie que no pertenezca al proyecto, nuestras familias nos fueron embargadas y aparecimos muertos en un accidente en los periódicos de todo el país.

>Solicitamos una cantidad importante de médula espinal humana para la investigación. Descubrimos que la médula de la espina dorsal es el cañón que recoge energía kundalini desde los genitales humanos y la conduce girando hacia el cerebro para abrir el wormhole. El cerebro solo estabiliza el fenómeno. El Gobierno nos proveerá de toda la médula que necesitemos.
Nuestro nuevo nombre es Neurocorp.

Magdalena sonríe. Angélica tiene problemas para sostener la nitidez de su propia imagen. Sonríe porque nadie habría imaginado que una policía novata y mal calificada como ella iba a desenmascarar semejante pozo de inmundicia.

>Angélica tiene médula espinal humana. Ella puede abrir y sostener un wormhole.

>El procedimiento fue exitoso. Angélica es el primer receptor completamente artificial de un alma humana.

Magdalena comienza a llorar. Esos pobres niños.

En sus brazos, además, sostiene algo que ya no sabe qué es. Un algo que vibra como una imagen de muy mala calidad, a punto de desvanecerse.

>El Gobierno usará a Angélica para sabotear la “Máquina Yámana”, el proyecto de los militares que busca el mismo objetivo: abrir el tráfico entre la net y el plano astral. Hacer downloadable el enorme potencial humano prisionero en el más allá.

>Estamos preocupados. Alguien nos comentó que la tecnología será liberada hacia el capital privado. las mentes viajarían inalámbricamente de réplica en réplica a través del mundo. Un samsara digital para el que pueda pagarlo.

>Nos comentaron algo acerca de los “Ejércitos del Sol Negro”. Al parecer había gente en el más allá que habría colaborado en el desarrollo de nuestra tecnología buscando la manera de regresar. Nos dicen que estamos jugando con fuego. La gente está asustada.

>Reencarnaron a un soldado alemán, muerto en la batalla de Verdún, en un tanque. Los resultados fueron desastrosos. Ni siquiera nos avisaron. Hoy desaparecieron dos técnicos de nuestro equipo.

>Encarnaciones y posesiones administradas por empresas privadas de transcomunicación.
La humanidad convertida en memorias transfiriéndose y mezclándose.
La siguiente fase evolutiva del hombre: el HOMO DATA. Mezclando sus individualidades y perdiéndose, fundido con todos hasta no reconocerse.

Magdalena no tiene expresión en los ojos. Angélica es casi un recuerdo borroso entre sus brazos.

>El proyecto fracasó. El gobierno saboteó la Máquina Yámana usando a Angélica. Hubo una tremenda explosión y perdimos contacto con ella.

>No more entries
>end of session

Magdalena mira su abrazo vacío. “Felices sueños, mi niñita”, murmura hacia el lugar donde Angélica se había desperdigado hacia una nueva nada como una suave nube de luciérnagas.
La mujer está en shock. No sabe si estar feliz o asustada. Al menos sabe que está ansiosa por dar a conocer lo que ha descubierto. Quizá así los niños la dejen en paz.
La guerra es horrible, la muerte nunca llega de inmediato. Los gritos de dolor casi no le molestan. Está acostumbrada a oir el momento en que en que se desgarra la vida y el alma cae al mar congelado de la eternidad. Su fisura es su oído, su puerto de acceso, su vagina astral.

-Montenegro!!- grita entre los estallidos-Sácame de aquí-.[x]

Imagen: Lisabanana

3 comentarios en “Trinidad, por Jorge Baradit (fragmento)”

Los comentarios están cerrados.