Tinta negra

Ecografía de un corazón mutante, biomecánico, aberrante y bélico que se retuerce con furia, chorreando brea y mercurio… es un flujo oscuro de dientes, colmillos, cálculos, saliva, pelo, pus, pólvora, mucosa, verrugas y tumores, sin embargo, como un reloj sacrílego, late late late late… late.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

1 Comentario

  1. …y no hubo caso…no quiso detenerse y dejar de huevear!

    Insisto, el viejo es flatline hace 40 años.

Los comentarios están cerrados.