La Séptima M, por Rodrigo Pinto

Mi tocayo ha reseñado La Séptima M en la Revista el Sábado. A continuación transcribo lo que ventiló en El Mercurio:

Aunque bien estructurada, toda la trama de la novela de Francisca Solar parece sacada del clásico sombrero de mago, con explicaciones rebuscadas y una fuerte carga de irrealidad.

Rodrigo Pinto

Tras una cuidadosa operación de marketing que comenzó en la Feria del Libro de Frankfurt, pasó por España y culminó en Santiago, llegó a las librerías La séptima M, de Francisca Solar, periodista de 23 años. La estrategia de venta subraya que escribió un “fanfiction” titulado El ocaso de los elfos, inspirado en la serie de Harry Potter.

La novela se basa lejanamente en los suicidios de once jóvenes en Puerto Aisén, que alimentaron denuncias, polémicas y juicios que aún no tienen una respuesta clara. Pero, a partir de ahí, toma el camino más rentable del esoterismo y el, a estas alturas, manido tema de la presunta existencia de enclaves nazis en el sur de Chile. En ello se asemeja al otro best seller nacido recientemente en estas tierras, El número Kaifman, aunque la novela de Solar está mejor estructurada y su línea argumental es más transparente para el lector. Pero, incluso así, toda la trama parece sacada del clásico sombrero de mago. La explicación de los suicidios es tan rebuscada y hunde sus raíces tan atrás en el tiempo que produce –aunque sea una novela, ficción pura y dura– una fuerte carga de irrealidad. Otras improbabilidades e incoherencias no producen –como aspira la autora, según dice la solapa– “una sorpresa constante”, sino más bien la molesta sensación de que el conejo del sombrero es, en realidad, un gato con orejas postizas y dientes de utilería.

El personaje mejor logrado, que tiene grabado en su frente la palabra “continuará”, es Sophie Deutiers, tanatóloga y perita forense, cuya historia familiar es la trama secundaria de la novela. El detective podría haber sido interesante: en su método analítico se asemeja más a Sherlock Holmes que a las aproximaciones intuitivas de Sam Spade o Philip Marlowe, mucho más trabajadas en el género, pero estira tanto la rigidez que parece caricatura; y el amigo fotógrafo cierra un extraño triángulo donde no hay espacio para otros ingredientes del best seller, el sexo y el amor. Algunas intervenciones directas del narrador son desconcertantes, más que cómicas, y la única alusión literaria reconocible es a Luis Sepúlveda. Muy poco para un debut tan anunciado y publicitado.

Algunos links:

28 comentarios en “La Séptima M, por Rodrigo Pinto”

  1. No coincido. Yo disfruté el libro. Tenía mis reparos con respecto al lenguaje, pero nada que se solucione con resetear el cerebro y contextualizarlo antes de abrir el libro.
    Ése es el problema con los críticos de libros, si no les gusta el género, cualquier cosa que lean va a ser considerada mugre radioactiva. Es una forma de censura… creo.

  2. Te equivocas en una cosa: a mí me gusta el género. Y creo que soy uno de los pocos que lo incluye en sus reseñas (por lo visto, no sigues mi columna y está bien, cada uno lee lo que quiere). Y sea el género que sea, trato de juzgar casa libro según sus méritos. Y en este caso no me queda más que reafirmar mi opinión: no está mal escrito, tiene una estructura más o menos sólida, pero el conjunto me pareció sumamente débil, rebuscado y poco convincente.

    Y la crítica, perdón, no es censura, eso sí que está bueno.

  3. Gracias Daniel, no había visto esta crítica. Estoy bien ajena a todo en estos últimos días.
    A Pinto: suelen olvidar que La Séptima M es tan solo el primer tomo de una saga de 5. El primero siempre es el más débil, y yo misma lo he dicho hasta el cansancio. Si Rowling se hubiera quedado únicamente con la impresión sobre “La Piedra Filosofal”, mejor se hubiera tirado del puente; las ganancias no le alcanzaron ni para arreglar su casa, ella misma lo dice. Ese primer tomo de Potter es bien malito, pero sirve para contextualizar la maravilla que viene. No quiere decir que lo que sigue de mi propia saga será increible (jaja), pero tengo la tranquilidad de tener, por lo menos, 4 tomos más por delante para seguir puliendo, experimentándo. Si alguien puede hacerlo, soy yo, pues tengo casi 10 años menos que el literato que me sigue, y puedo caerme cuantas veces pueda o quiera, con tal de validar algo distinto a lo común. Cito: “…el amigo fotógrafo cierra un extraño triángulo donde no hay espacio para otros ingredientes del best seller, el sexo y el amor.” Qué pena que todavía sigamos ceñidos a esos códigos añejos. ¿Por qué TODAS las novelas ‘buenas’ tienen que seguir el mismo patrón establecido de siglo en siglo? ¿Acaso no saben que la humanidad se mueve? De a poco, a golpes y porrazos, espero abrir con otros (Ortega, Ayala…) un camino donde haya distintas formas de lograr un “best-seller”, sin tener que recurrir al mismo molde carcomido que ya no impresiona a nadie.

  4. Francisca:

    “Suelen olvidar”: pero ocurre que es imposible juzgar una obra por las que vendrán a continuación, ¿no crees? Y si el segundo es mejor que el primero, seré el primero en reconocerlo.

    Y sin el menor ánimo de molestar o de ser pesado, sólo quiero agregar que el best seller como género basa su eficacia en las fórmulas y patrones que lo han convertido en un buen producto comercial. Parece como si tú estuvieras aspirando a otra cosa en el molde equivocado. En todo caso, nunca había tenido un diálogo directo con un autor reseñado por mí (si pullas escondidas en escritos diversos, por parte de ellos y mía) y no me animo a seguir.

    Saludos

  5. Rodrigo, en realidad nunca te he leído.

    Y repito, la crítica literaria “negativa” sí es una forma de censura, pero bien encubierta, que dice clarito “no lo lean”. O si la palabra “censura” causa mucha conmoción, pongámosle “discriminación” y la boca queda donde mismo.

    Hay mucha gente que se guía por opiniones publicadas en diarios o revistas y que tras leer una crítica negativa ni va a pensar en comprar el libro. Y si es positiva, va a pensar una buena idea comprarlo.

    Y cualquier crítica con una tribuna como es la Revista del Sábado, si dice una sola característica “negativa” del libro, para el consumidor común es argumento suficiente para poner ese título al final de la lista.

    Si un crítico de cine me dice que una película es mala, la voy a ver igual si me gusta la actriz o el director(a) o sé de dónde viene el guión, porque no me guío por la crítica. Luego podré decir “el crítico tenía razón”, pero eso sólo viene luego de la experiencia real.

    Rodrigo, me comprometo a leer tus críticas más seguido. Y aclaro, para que no me caiga luego la ira del Dios Mercurio, que en ningún momento he dicho que tú eres censurador o discriminador. Es sólo mi humilde opinión acerca del “género” de la crítica de arte (en general).

    ^_^

  6. “el best seller como género basa su eficacia en las fórmulas y patrones que lo han convertido en un buen producto comercial”. Exacto. Seguir con anteojeras el molde de nuestros abuelos, como si fuera la única forma de lograr algo “bueno”. Ahí está el error. Tus mismas palabras lo corroboran.

    Lástima que no quieras continuar el diálogo. ¿Tener de primera fuente a un autor no debería ser el sueño de cualquier crítico? Ah, pero se me olvidaba. La crítica chilena prefiere escupir y escapar, ¿no es así? Y hago eco del comentario de Daniel: ojo que esto no va contra ti (no es personal), sino contra la crítica como quehacer, que sobre todo en este país deja mucho qué desear.

  7. Daniel:

    ¿Y por qué al crítico de cine le concedes el derecho a la duda, y al crítico de libros, no?

    En términos más generales, la crítica -del género que sea- tiene como objetivo, según yo la entiendo, contribuir a formar un canon. Y para ello es imprescindible indicar tanto lo bueno como lo malo. Es una tarea colectiva: estoy muy lejos de pensar que mi opinión sobre cualquier cosa tenga algo de definitiva, pero sí me siento parte de ese empeño. Además, los críticos de libros no funcionamos como un rebaño ni respondemos a los mismos estímulos. Muchas veces he discrepado con Camilo Marks, por ejemplo, y ahí verá el lector en quién confía más.

    Por último, creo que sobrevaloras el papel del crítico. Cada vez más, la publicidad y el marketing son más definitorios de los índices de venta que lo que podamos decir los críticos. Hace dos semanas escribí una reseña muy dura sobre la última novela de Ampuero y está en el segundo lugar de los libros más vendidos. Hace meses escribí que la última novela de Vargas Llosa era pésima y lleva 31 semanas en el ranking. De Paulo Coelho, ni hablar. El número Kaifman tuvo pésima crítica y excelentes ventas. De manera que, aunque se trate de la Revista El Sábado, las opiniones críticas tienen muy poca influencia en las decisiones de consumo de productos de la industria editorial.

  8. Francisca:

    Si insistes… no sé lo que tú defines como bueno. Para mí, un buen best seller es, sobre todo y ante todo, estructura, no estilo, y una resolución imaginativa, y convincente de -insisto- los tópicos de siempre. Una buena novela es algo muy distinto, se ancla en otra tradición, apela a otros lugares, se define ante todo por su trabajo con el lenguaje. Tú escribes un castellano totalmente aséptico y, tal como Ortega, podrían haber nacido en cualquier lugar del mundo y haber escrito la misma novela.

    Y tanto la materia de trabajo como el sueño del crítico son los libros, no los autores. Yo no escupo a nadie y menos arranco, es sólo que no veía muy bien por dónde continuar: tú vas a defender tu libro, es lógico, y yo voy a defender mi opinión. Pero si quieres hablar más de la crítica y su función, o de la literatura en general, o del best seller en particular, no hay problema, como dice Alf. Y si realmente crees que mi reseña fue un escupo, vamos, sí te fuiste a la personal.

  9. El hecho que tu libro le guste o no a la crítica es un dato más para el análisis. La crítica cumple con un rol social que es inevitable, la gente necesita la guía de otros que manejan más información y han desarrollado un criterio más amplio, sin que eso signifique que la guía sea un oráculo inobjetable, como dice Rodrigo Pinto, también pueden discrepar entre ellos. No es más que el hecho que un periódico le pregunta a Rodrigo Pinto qué opina acerca de tal libro y Rodrigo Pinto escribe sobre ello. En otros ámbitos se llaman analistas internacionales, consejeros de inversión, etc. El punto es que es doloroso cuando se refieren a tu hijo, pero como dijo el Pancho Ortega (sabio maestro que no tiene problemas en admitir que escribió su libro con miras a convertirse en best seller y no para revolucionar la literatura moderna) “esto es sin llorar”.

  10. hmmm… sorry, pero hoy me levanté peleador. Y no hay mala onda en mis letras, lo juro! A veces peleo por el puro gusto al debate.

    A pesar de todo, sigo creyendo que la crítica (para los que la leen) sí influye en la decisión de compra. Puede ser que le di mucha importancia a un solo medio entre los pocos que hay en nuestro entorno particular, pero como la “competencia” es mínima, me quedo con la idea que sí es importante dentro del grupo de medios que publican críticas.

    Me gustaron las últimas aclaraciones de Rodrigo Pinto, aunque podría discrepar con esto y aquello…

    Si se pudiera hacer esto mismo en los diarios (o al menos en sus versiones digitales), pucha que sería entretenido leerlas. Imaginen, el crítico publica un artículo sobre cualquier objeto de arte, y se le da tribuna al autor para rebatir ahí mismo. Con la ayuda de un moderador (para los casos en que vuelen las focas) se podría hacer un debate sabrosón! Y el lector tendría que volver sobre el artículo una y otra vez para ver cómo avanza la cosa (más clicks, negocio redondo quiridi).

    Ya me curé de espanto en las discusiones en formato de texto, gracias a una experiencia con trauma comunicacional que tuve hace poco con unos ex amigos (nada que ver con el Tau, acá hay pura buena onda). Sigamos la conversa, que está entretenida, “sin llorar” como dice Baradit. Ésa es la idea.

  11. Qué lata tener que explicar esto de nuevo, pero vaya: lo del castellano ascéptico no es forzado ni obligado, es parte de mi pluma pues llevo 10 años cultivándolo. Cuando escribes para lectores hispanos en todas partes del mundo no puedes andar con “cachai” o “bacán”. Hacer fanfictions implica pensar siempre en un lector latino “neutro”, y por lo tanto, escribir en neutro también. Muchos me agradecieron no incluir modismos en la escritura, pues aleja inmediatamente a quien no se identifica (los mexicanos escriben llenos de jerga y sólo sus compatriotas los entienden). Para mi es un orgullo que puedan leerme en varios países, y sí, escribiendo en chileno también pueden y deben leerte afuera, pero yo tengo un objetivo un poco más ambicioso. Quiero un lector activo aquí y en tumbuctú, y para eso necesito el lenguaje neutro. Como una imagen, como una película. Esa es la explicación, sólo para que se entienda, no para que guste necesariamente.

    No quería este diálogo para defender mi libro, sino para defender la opción de lo diferente. Yo misma tengo mil aprehensiones sobre él, por eso trabajo día a día. Puedes buscar en todas de las muchas entrevistas que he dado, y no encontrarás ni una sola cuña autoproclamándome el boom del milenio. Solo he querido, con las pocas herramientas que tengo y el camino que recién empiezo a vislumbrar, apoyar una corriente de literatura que no tenga que ceñirse al canon. Lectores activos, narradores secundarios, personajes que no terminen de definirse… como la vida. Dudo haberlo logrado en La Séptima M, pero al menos sé para donde quiero ir. No quiero más voces en off contándome la historia, quiero escucharla de los personajes; no quiero más historias que pasan frente a ti como una diapositiva, quiero textos con grietas que obliguen al lector a involucrarse. Loca, ilusa, quizá. Tengo 50 años para seguir intentando.

  12. Francisca:

    Si logras lo que pretendes, habrás hecho algo grande: romper con el canon con una obra para todos los lectores. En general, la vocación rupturista está asociada a obras minoritarias o que se saben dirigidas a una minoría. El lector activo ya fue definido por Cortázar en Rayuela (aunque él hablaba, en realidad, de lector macho y lector hembra) y hay muchas novelas que sólo están disponibles, por así decirlo, para un lector con alta capacidad para involucrarse. Un lector -así lo define Cortázar- exigente. De las novelas chilenas que he leído en este año, sólo las de Bisama y de Alejandro Zambra -esta última, lo mejor del año literario en Chile, opino yo- transitan por ese camino. Tal vez sea posible lo que quieres lograr.

    Respecto del castellano neutro, no es sólo una cuestión de modismos. Si así fuera, nadie leería traducciones de obras tan cargadas de modismos como las de Chandler, Cortázar o Bolaño, y ni siquiera traducciones, sino obras de autores de otros países. Hay una tensión del lenguaje que al estilo neutro le cuesta mucho recoger, igual que los doblajes de series o subtitulados de películas donde dicen caramba en lugar de fucking shit. Ahí, en esas expresiones o giros propios de cada lengua, que vuelven locos a los traductores, está la tensión que enriquece la escritura. Aquí cabe rescatar el viejo dicho: “si quieres ser universal, escribe sobre tu aldea”.

    Valoro tu opción por la diferencia, pero el punto está en diferenciarse dentro de cada nicho de mercado, porque estamos hablando de una industria. Hay espacios para todo tipo de libros, según los lectores que los demanden. Y eso sí que es difícil de romper, dicho sea con toda franqueza: conquistar todo tipo de público lector con una sola obra, vaya que cuesta.

  13. Francisca:
    Dices “El primero siempre es el más débil, y yo misma lo he dicho hasta el cansancio.” Infiero de tu frase a que el primer libro de una serie es siempre el más débil, lo que me parece una falacia. ¿Duna es acaso la más débil de la interminable saga de Herbert de la cual siguen sacándose libros? Y en el ámbito del cine, donde las continuaciones parecen mas comunes. ¿Es la Guerra de las Galaxias la más débil de las seis? Arma Mortal o Mad Max más débil que sus sucesoras? La respuesta es no, no y no. Tu explicación suena a “perdonen por lo poco, pero ya viene mas” y por supuesto parece supeditada mas a criterios comerciales que literarios.
    Me gusta la postura de, por ejemplo, Lola Copacabana que se define no como Delicatessen sino como Big Mac. Francisca en cambio parece creer que es el regalo de los Dioses del Olimpo para nuestra alicaída literatura, viene a revolucionar el genero con una primera obra que ni siquiera tiene el merito de ser autocontenida y depende de los otros cuatro libros que se vienen. ¿Por que me suena todo esto a director que a propósito deja escenas fuera para agregarlas al DVD e incrementar las ventas? Francisca, la revolución ya llegó y se llama YGDRASIL por si no te has enterado.
    Defiendo el derecho a escribir best-séller buenos o malos, ¡Dios si El código Da Vinci es un asco!, pero no nos pisemos la capa entre superhéroes como dijo ese gran filosofo que es el Huevo Fuenzalida.
    Y sigo hace tiempo los comentarios de Rodrigo Pinto y me parece uno de los críticos más honestos y centrados de la ‘escena’ criolla. Solo lamento que no tenga mas espacio para exponer sus argumentos y apreciaciones.
    Imagino a Proust, Joyce o incluso William Burroughs escribiendo sus obras maestras con las normas imperantes hoy por hoy, pero después de todo, que injusto comparar a Joyce y Proust con Solar cuando debemos hacerlo según ella misma nos indica con Hernán Rivera Letelier.
    Erick Pohlhammer, citando a Neruda creo, dijo en cierta ocasión: “me gusta la mala poesía, los malos poetas persiguen con tanto ahínco la poesía, se esfuerzan tanto que eso en si es un acto poético. Los malos poetas permiten que la poesía exista”.
    No hay obligación de hacer obras maestras hoy en día, sino, una vez más, lean a Lola Copacabana, el gran hit literario en Argentina. Así que Francisca, los mejores deseos para ti y estoy y quedare a la espera de la quinta séptima M, que siguiendo la progresión lógica y exponencial, va a ser toda una revelación.

  14. Francisca,

    Te felicito por tu libro y que tengas muchos exitos. Chile necesita que a sus escritores les vaya bien.

    El solo hecho que tu libro este en librerias a disposicion del publico general es ya un gran paso, pues significa que los editores creyeron en ti al punto que invirtieron en ti. La mayoria de los aspirantes a escritores (me incluyo) jamas pueden cruzar esa barrera. Dado ese primer paso, solo puedes seguir avanzando. De ese primer paso que ya diste puedes seguir construyendo hasta el infinito.

    Mucha suerte,

    Omar Vega

  15. No creo que Rodrigo Pinto esté intentando aportillar a la pobre Francisca del Solar, ni tampoco creo que sea un Torquemada vetusto frenando el ímpetu de la juventud creadora, menos un conspirador de la reacción intentando sabotear la nueva revolución. Creo que es un tipo que sabe mucho, tiene un amplio criterio y una visión propia opinando sobre algo que está en el tapete, así de obvio y transparente. A él no le pareció la S7ptima M, punto.
    Yo también estoy feliz (y asi lo declaro a los cuatro vientos cada vez que puedo) que la fantasía esté abriéndose paso en nuestro país, lo que si creo es que hay que ser un poquitín realista con respecto a los alcances de lo que uno produce y a los objetivos perseguidos. Pero ya que andas por estos lados, aprovechar también de felicitarte por tu hijo literario y el tremendo impacto de tu aparición editorial. Saludos!!!

  16. A mí me queda una duda… cuando FranSolar dice que a Pinto no le gusta el género, y Guajars lo dice también, y Pinto retruca que sí, sí le gusta… se refieren al mismo género? ¿A cuál?

    Por Guajars, creo que al Género Fantástico. Pero Francisca, me dijiste hace un tiempo que no considerabas que L7M entrara en ese género. So…

    ¿Entonces Rodrigo Pinto y Francisca Solar están hablando del género del best-seller? ¿De la literatura juvenil? ¿Del policial-xfiles-juvenil-con-nazis?

  17. que tontera más grande.

    Una acotación a Daniel Guajardo: si bien todo juicio es censura, asumo que por “censura” te refieres al acto de vetar una obra, acto u opinión. Decir que solo por opinar estás obstruyendo a la obra, es un camino peligroso. Caes en la censura de lo políticamente correcto, donde no se puede opinar mal, por temor a censurar. Efectivamente, te censuran por ser un “censurador”, y ahí quedó la libertad de expresión.

    El señor Pinto dijo que no le gustaba la obra y listo. Francamente me parece última tu actitud Francisca de venir a retarlo por eso, de entrar en una discusión bastante acalorada y de “culparlo” de haber reseñado mal su obra. Que onda, ¿no puede ser mala tu novela? El otro dia leí Los Detectives Salvajes. No me pareció mala, pero si muy muy muy sobrevalorada. Crucifíquenme ahora, más encima estoy pelando a un difunto(ah claro, yo no salgo publicado, ergo soy libre).

    Yo no he leido la Sep7ima M(que es como se debería llamar si estuviera escrito en buen 1337 5p34k), y tampoco pretendo hacerlo a menos que llegue a mis manos por poco dinero, o nada de dinero. ¿La razón? Me parece que solo es otra novela más de un género ultra mega repetido y cuyo mayor gancho comercial es estar ambientada en nuestro país, a diferencia de los 10 mil bestsellers gringos iguales a este. Quizás estoy equivocado, pero como dijo el amigo de un amigo, ¿que tan original puede ser escribir un tributo literario a una serie que se canceló hace 7 años y duró 9 temporadas?(actividad paranormal/el gobierno niega tener conocimiento)

    Una transnacional te publicó un fanfic. Disfrútalo, y no pidas el novel.

  18. Agradezco los comentarios positivos hacia mi labor crítica y aprovecho de hacer algunas precisiones más.

    1. Convengamos con Baradit en designar como “fantasía” el género que, desde distintos frentes, cultivan él, Solar, Ortega y hasta el ucrónico Bisama. Es un término cómodo, abarcador y lo suficientemente difuso como para albergar obras muy diferentes entre sí y que efectivamente, con desigual calidad, marcan una tendencia interesante en la narrativa criolla. Daniel Guajardo se refería, creo, directamente a la ciencia ficción, especialmente por la expresión “basura radioactiva”, y pensando en eso contesté que a mí sí me gusta ese género. En mis respuestas a Francisca, en cambio, me referí más bien al best seller como mecanismo productivo al servicio de la industria editorial. Creo que no hay nada de malo en el intento de sumar lectores, pero hay que diferenciar qué tipo de lector se está buscando. Para quién se escribe, en definitiva, y a qué se aspira con la obra.

    2. No me sentí “retado” y el intercambio con una escritora y otros lectores ha sido muy interesante para mí, debate franco y frontal que agradezco. Entiendo lo que dice Jorge Baradit y que subyace en las respuestas de Solar, que es dolorosa una mala crítica sobre un “hijo literario” que ha costado parir, pero hay que asumir que publicar cualquier cosa, desde una novela hasta una columna en una revista o una entrada o comentario en un blog, abre flancos al desacuerdo de los lectores.

    3. En esa línea, me parece excelente la idea de Guajardo, abrir un blog en el diario sobre las columnas de crítica. Lo voy a proponer y ya informaré si la idea fue bien o mal recibida.

    4. Me pareció advertir cierto resentimiento en algunos comentarios. Mi impresión es que hay un dilema que está en la base de cada proyecto: o se escribe para todos, que es lo que intenta Francisca Solar, o se escribe para “the happy few”, como decía Stendhal, consciente de que su obra iba a ser reconocida 50 años después. La velocidad de los tiempos y la voracidad de la industria han cambiado el lapso, pero el dilema sigue existiendo.

  19. Rodrigo: lo siento si me exalté un poco, pero a mi si me pareció que había un poco de mala onda, o al menos de ponerse demasiado a la defensiva. Me molestó ver el clásico Ad Hominem hacia la crítica al decir “es que usted no consideró que a, b y c al criticar mi novela, es que usted me juzga de acuerdo a tal canon anticuado”.

    Sobre incorporar al lector “tipo” y al autor en la crítica, si, puede ser intersante, pero esa “democratización” de la crítica tiene que hacerse cuidadosamente. Se necesitan opiniones informadas, que contradigan muchas veces lo que dice la mayoría, sino corremos el riesgo de quedarnos solo con lectores autocomplacientes que gustan de lo fácil de leer y no evolucionan de ahí. link:

    http://www.williamgibsonbooks.com/blog/2006_11_01_archive.asp#116390880503369667

    se que es un poco… “aventurada” mi precaución.

    Francisca, siento haber dicho que tu actitud era “última”, en verdad “última” hubiera sido empezar a insultar derechamente. Pero si me parece un mal precedente como reacción ante la crítica. Además tus argumentos de originalidad me parecen algo ingenuos: si quisieras ser realmente original, no escribirías en géneros tan transitados. No digo que seas “la nada” de original, ya te habrían demandado. Repito, no he leido tu obra, y eso desautoriza mi “crítica” como solo una especulación (aunque muchas veces la especulación respecto de una novela “de género” resultan ser verdad).
    No es mi intención desautorizarte como escritora, de hecho admiro la tenacidad de cualquier autor que termine una novela, pero si tu misma dices que tu novela no es buena, no te enojes porque te lo recalcan.

    Finalmente le pido perdón al señor Nobel por mal escribir su nombre. ja.

    Y noté que soy el único que ha firmado con pseudónimo(claro aquí soy más conocido por el pseudónimo que por mi nombre), así que aprovecho de decir

    Atte,
    Pablo Barría Urenda

  20. Siempre es bueno poner las cosas en su lugar para tener una panorámica adecuada. No creo que haya nadie revolucionando ninguna cosa, ni que nadie esté reorientando el curso de la literatura nacional con sus obras, y menos que haya un grupo de illuminati conspirando contra las nuevas expresiones tan maravillosas que los jóvenes están intentando poner en el tapete. Se trata de libros que le gustan a algunos y a otros no. Insisto en que lo único relevante de todo ésto es el espacio que la fantasía se está haciendo en el país.

  21. Me gustó harto este debate también, con malos entendidos y obstinamientos incluidos. Y concuerdo que es difícil separar la obra de la persona, sentir que tu cuento/novela es como un hijo y que venga alguien a decir que es “feo” es ají en el poto. La camisa antibalas “se aprende” y cuesta, le tenemos muchos años para aprehenderla.
    Lo de la censura se lo adjudico a mi AlterEgo, es una palabra fuerte, por lo mismo la cambié por “discriminación”, que sigue siendo ruda pero al menos no tiene todo el peso conceptual de la otra. Es una opinión sesgada que tengo, muy personal.
    Rodrigo(s), Francisca, Jorge, “Nestor”, Omar y Gabriel, un agrado forear con ustedes. QUE SE REPITA

  22. Una reflexion para Guajars:

    Pareces tener el poder mutante de convocar a los autores, posteaste un par de cosas y llegaron Louis Master Bujold y Francisca Solar. Por que ahora no te posteas algo a ver si se aparecen Dan Simmons, Greg Egan, Neal Stephenson u Scott Card? 🙂

    Quizas no lo has considerado, guajars, peri tal vez seas un canalizador, un medium. Podriamos hacer una sesion de Ou-Ja, escribimos entre todos una novela inedita de Burroughs o Weinbaum (hay que leer a Weinbaum). Eso si que seria ghostwriting!

    “see la revolucion desde tu television”
    Plastilana Mosh

  23. differentSmoke, tú también, tú también.
    Nestor-man, haré lo posible por convocar a los vivos, luego veremos si puedo convocar a los muertos, pero de ninguna manera dejaré que me entierren de cabeza y claven una daga de oro en mis partes viriles. Descartado.

  24. Yo solo quiero agregar algo a lo dicho sobre el lenguaje neutro.

    Francisca dices que los mexicanos escribimos con mucha jerga y solo entre nosotros nos entendemos, fíjate queridita que estás muy errada; los autores mexicanos (tanto profesionales como ficwritters) tienen una gama de estilos variados; los hay quienes usan modismos, (ahí me apunto yo, que pese a solo llevar 4 fics publicados, admito que uso de vez en cuando palabra muy comunes en mi pueblo, pero agrego al final del capítulo en cuestión los significados, por si acaso alguien los necesita), pero hay otros que no lo hacen, en este caso te puedo dar dos nombres Katrina Lefay a quien puedes leer en slasheaven.com y Malkavian Kirie croifft, quien, aunque su historia no es precisamente de mi agrado, si debo decir a su favor que usa un lenguaje bastante neutro, con unas descripciones maravillosas y diálogos fluídos.

    ¿Que solo nosotros nos entendemos con nuestra jerga? ¡niña por dios! Si fuera así, estás chicas que te menciono no tendrían lectores españoles y de otras partes de américa (tanto del norte como del sur y centro) que las leen y las admiran, a ellas como a muchas otras. Si los escritores mexicanos fueran solo comprendidos por sus compatriotas ¿crees que eso sería posible? Y ya yendo a ligas mayores ¿Crees que Octavio Paz habría ganado el nobel de literatura siendo que solo los mexicanos le entienden? ¡úbicate y piensa antes de hablar niña!

    Además esto no solo nos pasa a los mexicanos (el escribir con jerga) Uno de los más grandes escritores de todos los tiempos, el grandioso Víctor Hugo, en su obra Los miserables, Usa mucha jerga propia de su lengua la cual llega a ser intraducible y sin embargo eso no impide que sea uno de las novelas más queridas, amadas y respetadas del mundo.

    Búscate otra forma de excusarte por las fallas que los lectores puedan hallar en tu trabajo, por que la verdad así solo consigues quedar mal tú solita.

    ¡Ah! Y sobre lo de “el primer libro siempre es el más débil” ¡¡ERROR!! Ya que lo que dices de hp y la piedra filosofal es una falacia, quizá Rowling tenga razón y no halla podido hacer grandes cosas con su primer pago, pero eso no significa que sea por que el llibro sea malo, si eso hubiese sido simplemente la editorial no le habría pedido que continuará con el segundo pues en esa época la literatura infantil estaba de capa caída, con un libro “débil” , pero con promesa de “ponerse mejor” en los siguientes tomos ¿crees que una empresa tan grande como esa editorial se habría arriesgado a semejante inversión solo por que la señora promete que son 7 volumenes y la cosa agarrará fuerza en el futuro? ¡¡por supuesto que no!! La cosa habría sido así, leo tu historia, me convence aunque pueda que tenga algunas dudas, corró el riesgo, la publicó, veo que ni a la gente le gustó, pues entonces señora muchas gracias, pero hasta aquí, publicar un libro es un proceso muy caro y desgraciadamente no puedo malgastarlo con usted (es obvio que sabemos que las cosas fueron muy diferentes).

  25. No podría estar más de acuerdo con las opiniones expuestas por Rofrigo y me da pena que Francisca Solar lo tome como agresión personal e intente atacar por ese lado al crítico. Por poco y le faltaba decirle que la crítica en general no sirve para nada.

    Hay varios libros que en su primer intento y a veces único son ya referentes de literatura, citaría Harper Lee para dar un ejemplo. Parece que Francisca no quiere encontrar su propio lenguaje, parece más interesada en vender y haciéndose propaganda basada en Harry Potter. No pasara de escritora de Fanfics si sigue por esa senda.

    Tal vez el ver demasiada televisión y la poca lectura le ha afectado, peor aun aquellos mensajillos de niños de 13 a 18 años que suelen leer los fanfiction, no digo que su opinión no cuente, pero cuando Francisca enfrenta a verdaderos críticos con formación literaria, se comporta como la mayoría de sus lectores de 13 años.

Los comentarios están cerrados.