El regreso!!!


Hoy lo pudimos ver!!
Era cierto!!
El había regresado!!
La gente se agolpó en las calles para recibirlo. La ciudad estaba más hermosa que nunca, engalanada con flores y sonrisas, lágrimas y rostros incrédulos, llenos de emoción. Algunos se apoyaban en las paredes y nichos de las construcciones para sollozar, hincados, apenas sosteniéndose contra las bancas de plazas y calles, entre el ruido ensordecedor de los más jóvenes.
Mi madre me miraba con amor, los ojos llenos de lágrimas, reprochándome mi escepticismo con dulzura. Pegué mi rostro contra los cristales y rompí en llanto, a gritos, desgarrándome las penas y las desesperanzas que afloraban por mi garganta como fantasmas enfermos, expulsados desde mi tristeza, tan honda, tan insignificante ahora que él había regresado.
Lo tomamos entre todos y lo llevamos a la cima del Cerro San Cristóbal entre cantos y oraciones de agradecimientos dichas a gritos. Lo amarramos con alambres de púas a la base de la virgen y fuimos uno por uno, contándole al oído nuestros pecados, golpeándolo con profunda ternura, uno por uno cada habitante de esta ciudad oscurecida y áspera; durante días y días, noches y días. Uno por uno.
Casi fui de los últimos en descargar mis pecados en su oído hermoso, erosionado y apenas reducido a un muñón sanguinolento.
Entre los que quedaban en la cima lo desamarramos, lo cargamos con cuidado y amor y lo arrojamos por la ladera.

2 comentarios en “El regreso!!!”

Los comentarios están cerrados.