Concesión pública


“Ya estoy en mi casita sentado frente al computador dispuesto a continuar escribiendo mi novela. La nueva jornada de trabajo implementada por el gobierno y el excelente sistema de transporte urbano operativo en la capital han mejorado considerablemente mi calidad de vida y la del resto de los ciudadanos. El dinero y el tiempo disponible para dedicarle a mi familia, y a nuestros proyectos personales, por fin han encontrado su espacio y meconsidero sumamente feliz. Veo el programa de buenas noticias de TVN que nos relatan las novedades, beneficios y experiencias de la nueva vida. “No le damos la espalda a la realidad” -reza el slogan- “Vemos lo positivo de los sucesos”. Todo como parte de la fuerte campaña para fomentar el optimismo ciudadano chileno.
Y en general funciona. Los paros y movilizaciones sociales ya son parte del pasado y las únicas expresiones públicas masivas son las del tipo deportiva, artística y cultural, eventos en los cuales los conciudadanos van cotidianamente a disfrutar en familia con plena seguridad y tranquilidad.
Había demorado un poco de tiempo en tener una puesta a régimen este sistema ya que la maquinaria de los Ministerios concesionados fue un poco pesada al principio. Un sistema pionero en el mundo aplicado en Chile por la dictadura a mediados de los ochenta y que luego sería aplicado con éxito en más de 20 países en vías de desarrollo. Una apuesta fuerte y radical de este gobierno que finalmente ganaría la aceptación de la gran mayoría del país y un gran reconocimiento en el extranjero. En los inicios la resistencia de la gente a un gobierno de estas características y los cambios radicales en el proyecto de profesionalización de los sistemas públicos fue rechazada rotundamente por los usuarios, pero al poco tiempo hubo acuerdos satisfactorios entre las partes y las personas afectadas fueron indemnizadas y reubicadas en nuevos y dignos empleos.
Hoy por hoy gran parte de los habitantes se han hecho partícipes del proceso y se han concientizado en favor del desarrollo del país.
Hace ya varios años que los asuntos están en paz. Tecleo en mi computador con una sonrisa. Mi hija salta a la cuerda en el patio con un par de amigas. El cielo está despejado y deja ver ese hermoso azul que soñé ver cuando era un niño. Las cosas han cambiado. Podemos respirar.
Pronto serán las elecciones. Nuevamente deberemos acudir a las urnas a votar por la nueva Empresa Administradora Gubernamental concesionada. Muchos le seguimos llamando “gobierno”, pero no es más que una empresa privada que brinda servicios de administración a nivel de país. La competencia está fuerte esta vez, pero sigo confiando en que la actual empresa española se adjudique la propuesta por diez años más.”

Aporte de: et Belenus

2 thoughts on “Concesión pública”

Los comentarios están cerrados.