Centros de Poder: la turbina de los Sacramentinos

La imagen corresponde a la Turbina de los Sacramentinos, el centro de poder místico más importante de Chile, en Arturo Prat con Santa Isabel. Con su estilo romano bizantino refiere a la arquitectura tarótica-egipcia de los antiguos alquimistas y fue diseñada por el maestre Ricardo Larraín Bravo. Se construyó a partir de noviembre de 1912, en homenaje al año de la Intervención, cuando el eje místico de poder cambió de los Himalayas a Los Andes.

Consta de tres iglesias: la Cripta, la Superior y la de los Ojos Muertos. La más importante es la tercera, en donde se realizan las ceremonias de magia sepia. Como es normal en este tipo de arquitectura, los vitrales fueron encargados a Francia al Taller Miganaux, en donde se le inscribieron algoritmos teosóficos para ayudar a encauzar las corrientes de energía dentro de la nave central. Las puertas de bronce labradas por orfebres patagónicos tienen una armazón de sándalo de los intrabosques tropicales de Magallanes.

Desde la estratosfera, la construcción en cruz marca claramente una de las muchas puntadas en la gran cicatriz del mundo. El río de almas que fluye en el interior se decanta por las puntadas y salta hacia el espacio para formar la cabellera magnética del planeta Tierra. Este escudo aísla nuestro mundo del acoso de entidades que pretenden terradesformar y depredar sus recursos. En la iglesia de los Ojos Muertos se realiza cada semana el ritual de magia sepia que programa el dispositivo Babbage para teledirigir el flujo. Toma la forma de un órgano construido en 1920 por la Casa Walcker en Alemania, que se instaló en la Cripta para estar más cerca de la maquinaria de flujo. En realidad es el dispositivo Babbage el encargado de calcular el tránsito del río de almas. Se interconecta a través de la misma magnetosfera con otros Babbage para coordinar las plasmoexplosiones. Los Babbage están basados en el concepto de Transputación, que corresponde al procesamiento cuántico en paralelo. Aunque fue desechado más tarde por sus costos e inestabilidad en los resultados del Cálculo Difuso, lo cierto es que estos dispositivos son ampliamente superiores a las posteriores arquitecturas RISC. El espacio no-euclidiano usado para ingresar al poliprocesamiento está resguardado por dos repulsores gravitacionales, dentro del Corazón Ardiente de la imagen divina que preside la Cripta. En la implementación del “órgano”, el físico en jefe alemán Heinrich Müller acompañó todo el proceso y terminó quedándose en Chile cuando se enamoró de Isabel Quevedo. El hijo que nació de ambos, Cristián Müller continuó la labor de analista y mantenedor. No obstante, en un incidente muy confuso, en 1950, que involucra a Müller y una mujer desconocida, el Corazón Ardiente resultó destruido. Repuesto algunos años después, el Corazón Ardiente es custodiado ahora por algoritmos lúdicos redundantes.

La Iglesia de los Sacramentinos forma el rosario de centros místicos que dan poder al escudo. En Chile existen 30 turbinas de este tipo y en 1967 pasaron a ser responsabilidad del Comité de Energía, órgano no partidario creado por Eduardo Frei Montalva. La batalla eónica contra los devoradores continúa.

2 comentarios en “Centros de Poder: la turbina de los Sacramentinos”

Los comentarios están cerrados.