ABRIL 04, 2011

Tres meses después del inicio de las hostilidades con Venezuela…

Los ecos de radar solían despertar a los controladores de la base Los Cóndores de Iquique, la mayoría de las veces falsas alarmas: pájaros, vuelos comerciales y una que otra aparición furtiva de unidades adversarias. Nada muy amenazante o muy inusual. Hasta esa mañana.
La sombra era grande, se movía rápido y su silueta fue fácil de reconocer por los operarios del radar. Un Flanker acababa de entrar al espacio aéreo chileno y eso no tenía nada de gracioso. Treinta minutos después, el capitán Martín Cáceres, alias Aucán, tiró hacia atrás la palanca de control de su nave y la tobera del F-16 Puma, rugió impulsando al caza a casi mil kilómetros por hora, en línea recta hacia el supuesto enemigo. Castro, AKA Manque, su compañero de ala, revisó por última vez los sistemas de su máquina y acelero tras el primer F-16. Cinco años de servicio en la FACH y a minutos de ser probados en combate. Dos F-16 Block-50 Puma, versiones de última generación del Fighting Falcón de Lockheed-Martin, prontos a tener su bautismo de fuego en un cuerpo a cuerpo con el orgullo de la aviación venezolana, el SU-30 Flanker de Sukhoi.

Aucán y Manque conocían las fortalezas de sus adversario, sabían que muchas de ellas superaban las prestaciones de sus naves, pero no era menor que habían aprendido a maniobrar el F-16 como pocos. Y como pocos, tenían la certeza que el Puma, a pesar de su menor tamaño, podía ser muy duro para los puñetazos.

El primer Flanker se dejo caer desde el sol y como un rayo de dos colas pasó entre los dos Pumas. “Aucán” giro hacia la nave venezolana y empezó la persecución. El cazabombardero de fabricación rusa ascendió un poco y aceleró sus motores. El primer F-16 se ubicó entre las estelas del SU-30 mientras su piloto, Aucán, desplegó en el HUD de la cabina toda la información del adversario. Apuntó a los motores del otro avión con uno de los dos AIM-9 Sidewinder que asomaban de los rieles ubicados en el borde exterior de las alas. Si las hostilidades se calentaban, un misil de corto alcance sería suficiente. Más arriba, Manque subió su nave y se emplazó encima del Flanker, iniciando las maniobras de disuasión. Aucán pensó que el piloto venezolano confiaba demasiado en las prestaciones de su nave y en el actual escenario, no era saludable confiar demasiado en las máquinas. Abrió comunicación con el SU-30 y le advirtió que estaba en espacio aéreo chileno y que de no abandonar el área de inmediato se verían obligados a abrir fuego. Aunque sabía perfectamente que estaba marcado, el Flanker ni siquiera intentó virar. Aucán activo el cañón M61 de seis tubos, montado al lado izquierdo del fuselaje y se preparó a dar un disparó de advertencia. Pero la alarma de misil interrumpió cualquier acción. La estela de un aire-aire R-27 cruzó el cielo y se dirigió al F-16 de Manqué. A pesar de lo repentino, éste alcanzó a virar y a activar las contramedidas. Había otro Flanker en el área.

Quizás los cazas venezolanos estaban mejor armados y eran más maniobrables que los F-16, pero la aviónica y electrónica del avión de fabricación norteamericana era al menos una década años superior a la rusa. Aucán liberó el seguro del cañón y abrió fuego contra una de las colas verticales del Flanker. Sin embargo la agilidad de la nave venezolana superó a los disparos. Antes de que una bala tocara su superficie, el Flanker apuntó hacia abajo sus toberas orientables y frenó en seco, haciendo que el F-16 pasara de largo, adelantándose para así ponerlo al alcance de sus armas. Aucán maldijo el estar a merced de su adversario y activó de inmediato las contramedidas electrónicas para matar los dispositivos de puntería del Flanker. Supuso que la idea había resultado, porque a pesar de estar pegado a su cola, el SU-30 no fue capaz de marcarlo.

Más arriba, el segundo SU-30 se dejó caer sobre el F-16 de Manque, liberando una ráfaga de proyectiles de 30mm a través del cañón GSh-30-1. El piloto del caza chileno, aceleró para evitar ser tocado, pero no consiguió evadir dos tiros que golpearon contra uno de los estabilizadores horizontales de la cola. Levantó la nariz del Puma y dio un giro en 360º para situarse justo detrás del avión venezolano. Pero las toberas vectoriales del Flanker nuevamente jugaron en contra del F-16, evitando que el caza chileno tomara la delantera. Aucán vio que su compañero estaba en problemas y aceleró para cortar el ataque del segundo Flanker. Apunto uno de sus Sidewinder y disparó, el misil aire aire trazó una curva precisa hacia uno de los motores del SU-30. La nave venezolana ascendió en línea recta, luego comenzó a girar y disparó una salva de dispensadores chaff, los que desviaron al proyectil guiado por calor. Adivinado la movida del Flanker, Aucan aceleró el F-16 y disparó el cañón de su nave contra una de las toberas del SU-30 haciéndola estallar. Cincuenta proyectiles de 20 mm volaron cada centímetro del escape del jet y convirtieron el chorro de la nave en una negra columna de humo y llamas. El avión se sacudió un poco, pero el piloto consiguió remontar apagando el motor dañado, sosteniendo todas las prestaciones de la máquina en su otra turbina. Subió un poco su techo de vuelo y huyó lo más rápido que pudo del lugar.

Aucán buscó a su compañero de ala, pero Manke ya estaba fuera de su rango visual en un vertiginoso cuerpo a cuerpo con el otro SU-30. Usó el radar AN/APG-68 para ubicar a los aviones y cuando los tuvo localizados, encendió el postquemador para interceptar el duelo. El Flanker vio venir el segundo F-16 y acudió a la maniobra cobra para frenar en seco y dejar pasar a sus dos adversarios, poniéndose él en ventaja de tiro. Pero Aucán se apresuró a la maniobra y ascendió su nave por encima del SU-30. Quizás el F-16 no poseía el rango de agilidad aviónica de su contrincante, pero la electrónica superior le permitió prever la opción de guerra del venezolano. Rodeado por dos F-16 y con su compañero fuera de combate, el Flanker no tuvo más remedio que adelantarse a los cazas chilenos, encender sus postquemadores gemelos y acelerar al máximo para salir rápido de ahí. Mach 2.3, casi 2.500 kilómetros por hora era una ventaja de velocidad bastante superior al Mach 2.0 del F-16. Antes de que Aucán y Manke reaccionaran el Flanker estaba lejos de contacto visual, intentar perseguirlo habría resultado inútil.

4 comentarios en “ABRIL 04, 2011”

Los comentarios están cerrados.