por Remigio Aras

Heme aquí nuevamente, tras mi largo periplo por en bicicleta por el continente latinoamericano. Ciertamente que no soy ese gordito simpático de Eduardo Mundana, que bajo esa sonrisa afable esconde todo el repudio que siente por los que saben menos que él, o mi primo Sergio, que a sus treinta y tantos años y con una familia a cuestas todavía sigue preocupado de estupideces tales cómo su e-zine de cómics o su supuesta carrera artística que abarca la pintura y la literatura. En febrero realizó una exposición en la Galería del Centro Cultural de Reñaca, Viña del Mar, tuvo que pagar 150.000 pesos (algo así como 257 dólares) para colgar sus cuadritos y no vendió ni uno sólo pese a que al vernissage como le llaman los ciúticos asistió la crème de le crème. ¡Pobre iluso! Ahora confía con que el cuento que le seleccionaron para Visiones 2005 le abra las puertas del mercado español, ¡doblemente imbécil! De Mundaca mejor ni hablemos, nuestra amistad no es la misma desde que decidió censurar mi cuento I Love Lucy, ¿a qué no lo sabían? Pues sí, el panzón tiene su veta de dictadorcillo también, y desde que se mudó a la capital se ha convertido en un consumista compulsivo y ha dejado su “Taucito” (como le llama en ese apocamiento tan característico de nosotros los chilenos) tan botado que tuve que venir yo a escribir esta mugrosa editorial. A quienes deseen les envíe el fragmento censurado por Mundaca, escríbanme a super_robot_life@hotmail.com
¡Y tan bien que lo estaba pasando en México con mi cuate Dorian Cano y su harem de chavas! Realmente todo fue muy chido en León de Guanajuato, mis saludos a Dorian, Jimmy y todos mis cuatísimos. La estaba pasando la verdad padre, pero tuve que pintarme de colores. Algo no muy distinto a lo que le pasó a mi primo Sergio cuando lo corrieron del Reino Unido. Eso dice él, pero la verdad es que huyó de una paternidad que no quería reconocer. Hoy su hija tiene catorce años y ha comenzado a “hostigarlo” (según sus propias palabras) por mail. Bueno, ahí tiene por exponerse tanto en Internet, tarde o temprano te iban a localizar primito, si entre TauZero, el Calabozo del Androide, Fobos, las Gaviotas del Mapocho, la revista 800, Quintadimensión y ahora Comiqueando tienes harta tribuna. Ponga usted el nombre de mi primo en el Google y verá. Yo le he aconsejado que le conteste a su hija, que mal que mal paternidad que no quería reconocer. Hoy su hija tiene catorce años y ha comenzado a “hostigarlo” (según sus propias palabras) por mail. Bueno, ahí tiene por exponerse tanto en Internet, tarde o temprano te iban a localizar primito, si entre TauZero, el Calabozo del Androide, Fobos, las Gaviotas del Mapocho, la revista 800, Quintadimensión y ahora Comiqueando tienes harta tribuna. Ponga usted el nombre de mi primo en el Google y verá. Yo le he aconsejado que le conteste a su hija, que mal que mal sólo quiere conocerlo, plata no le va a sacar, ¡si no tiene donde caerse muerto! Con decirles que lo primero que hizo apenas llegué de mi viaje fue pedirme un “préstamo” de esos que nunca devuelve.
Y resulta que este se supone iba a ser el “Taucito” 13 pero al supersticioso de gordinflas no le pareció y el otro no dijo nada así que se saltaron al 14, ¿qué les parece? De cualquier forma estoy seguro que a nadie le interesa. ¿Eh, Mundaca?, ¿porqué no el próximo Tau lo numeran #42?
Supongo que antes de hablarles de mi proyecto personal (que es la razón por la cual acepté escribir esta tontería) debo mencionar someramente los contenidos. A ver… Ya partimos mal, con un cuento que leí en el infame Fobos Negro editado por ese mal nacido de Marcelo López, menos mal que Luis “Raizotas” Saavedra decidió darle término a su patética publicación y dejarle el paso libre a ésta otra que es aún más patética. Ojalá Daslav Merovic no hubiese sido tentado por el lado oscuro, ¿qué estás haciendo aquí viejo? ¿No que odiabas TauZero? ¿Y ya que estamos en esa? ¿Qué diablos hago yo aquí? Ahhh, mi proyecto… Pero sigamos revisando; un cuento de Don José Carlos Canalda (a quien respeto mucho) que no está nada de mal; otro cuento más, la ilustración me gusta pero la historia apesta; por fin algo bueno: un artículo de esa grandiosa película que es Donnie Darko; a eso le sigue una nota a un vejete que no conozco; algo sobre explosiones nucleares que parece escrito por alguien inteligente que maneja el tema al menos (no como Mundaca); David Mateo y su Tierra del Dragón de la cual no debo decir nada malo bajo amenaza de muerte de Larva y sus lunaris y finalmente lo que vale la pena: el anuncio de mi proyecto musical: Mr. Sinister, cuyo primer single podrán descargar de alguna parte del sitio que alberga a TauZero, al que, a pesar de todo, amo incondicionalmente.
Esperando no haber ofendido gratuitamente a nadie más que a mi primo, se despide:

Remigio Aras
Mayo 2005